1.2 MÉTODOS DEL ANÁLISIS ECONÓMICO


Según Francisco Zamora, “Método es cualquier procedimiento en que se aplique un orden racional o una pauta sistemática a la consecución de un fin determinado”. Si el método tiene como objetivo investigar los hechos naturales o sociales para descubrir y formular relaciones de uniformidad entre ellos, se dice que es “de investigación científica”; ésta comprende desde los principios generales del proceso de la inquisición y la demostración –que la lógica formal abstracta expone y que son igualmente aplicables en todas las ciencias–, hasta las normas de las técnicas especiales privativas de cada ciencia y aun de ciertos departamentos disciplinarios, que sólo pueden aplicarse en los campos a que se destinan.

Los métodos de investigación se dividen en dos grupos: los analíticos o inductivos y los sintéticos o deductivos.8

Hablamos de métodos inductivos cuando el análisis comienza con la experiencia o la observación del conjunto de hechos cuyas relaciones queremos descubrir, luego ese conjunto se disocia para construir uno nuevo –mentalmente– y después establecer los nexos entre sus elementos, es decir, se lleva a cabo un análisis.

“Se procede deductivamente al percibir que es necesaria una relación entre los hechos que integran el conjunto, de ahí se infiere que esa relación es general, se construye entonces un complejo desconocido, articulando hechos conocidos, similares a algunos de los que se perciben en el conjunto a explicar, y entre esos hechos conocidos se establecen a priori las relaciones de constancia de su naturaleza; si estas relaciones coinciden con las que se observan en el complejo real, se concluye la ley interna que lo rige”.9

Durante la segunda mitad del siglo XIX se sostuvieron apasionadas controversias sobre los métodos más convenientes en la investigación económica. La escuela clásica inglesa fue, sobre todo, sintética y deductiva; pero de 1842 a 1853 apareció y se desarrolló la escuela histórica alemana, que pretendía ser rigurosamente analítica e inductiva, con lo cual resultó una enconada polémica metodológica entre los partidarios de una y otra. En la actualidad, la mayoría de los economistas modernos reconoce: a) que no hay diferencias absolutas entre el razonamiento deductivo e inductivo; b) que le método sintético y el analítico –que pudiéramos calificar de puros- no se excluyen, sino son más o menos aplicables, según el departamento de la ciencia económica de que se trate, y siempre se complementan. Los modernos procedimientos de investigación y exposición tienden a conjugarlos, sintetizándolos mediante procesos de adaptación, en nuevos métodos, de los cuáles, el estadístico y el de los modelos son los que más se emplean.

Deja un comentario