1.3.4 TEORÍA NEOCLÁSICA


Fue el inglés Alfred Marshall (1842-1924) quien a finales del siglo XIXcontruyó la Toría neoclásica de la Economía, retomando las ideas de los clásicos que ya estudiaste, modificándolas, ampliándolas o corrigiéndolas sin perder la esencia de su contenido.

El marginalismo y el equilibrio económico.

Los neoclásicos o revisionistas del clasicismo, eran por un lado los marginalistas, y por otro, los del equilibrio económico. Para los marginalistas vieneses el valor dependía de la utilidad marginal, que los bienes indirectos (bienes terminados), obtenían su valor de los bienes directos (materias primas), los ingresos que percibían los factores de la producción se venían a constituir, en los precios de estos mismos, por lo tanto estaban sometidos a leyes indirectas de los precios.

Los marginalistas son pensadores que ven en el individuo el motor de la Economía. Entre estos teóricos neoclásicos se encuentran Kart Menger (1804-1914), Friedich von Wieser (1851-1926) y Eugen Böhm-Bawerk (1851-1914); los tres de la primera escuela austriaca o psicológica remarcan el términos generales que el consumidor representa la variable más importante, y que es la utilidad de las mercancías (valor subjetivo) lo que determina su precio, y por consiguiente, las proporciones de intercambio de mercancía en el mercado.

Sin embargo para los neoclásicos son muy importantes los gustos del consumidor que finalmente han de influir en el comportamiento de la oferta y la demanda; ellos observan que el valor de las cosas disminuye en la medida en que el individuo va satisfaciendo sus necesidades. Los precios se determinan por estimaciones subjetivas, tanto de vendedores como de consumidores.

Como puedes observar, ellos tratan de mejorar, o al menos adaptar, a las circunstancias de finales del siglo XIX, las ideas de sus predecesores clásicos.

Los neoclásicos del equilibrio económico tenían un espíritu matemático, y se les reconoce dentro de la escuela matemática o Lausana. Gran parte de las teorías económicas del siglo XX encontraron su origen en las aportaciones de las escuelas de Lausana y de Viena. En este sentido, en que Walras pudo presentar su teoría del equilibrio general, superando definitivamente al pensador clásico J.B. Say.

“Para Walras, al igual que para Wicksell, el equilibrio es una hipótesis de escuela; pero para el segundo, su realización dependía de factores monetarios”27. En este sentido, ellos aprobaban un estado de competencia perfecta y, por supuesto, no ignoraban la tendencia al monopolio.

En el siglo XIX los neoclásicos estaban muy interesados en resolver cuestiones sobre la distribución, le ingreso y por supuesto, algunos como Clark deseaban competencia organizada y no libre competencia. La teoría neoclásica del equilibrio era entendida como un instrumento de análisis para estudiar los desequilibrios, y eventualmente lograr equilibrios.

Sin embargo, el concepto de equilibrio no se manifestaba en la realidad, ya que el poder de compra se mostraba bajo una desigual repartición “y los objetivos de mayor demanda eran superados por los de oferta ya que se producía no lo más necesario desde el punto de vista social, sino lo más costeable”, 28 como señalaba Von Wiesser en 1899.

Entre los mismos neoclásicos no existía una idea homogénea sobre el mejoramiento de la clase obrera y vemos cómo Böhm, Bawerk y Menger, entre otros, se opusieron a la docrina marxista; en cambio, otros como Walras eran de ideas socialistas. De esta manera, se argüía que el hecho de mejorar las percepciones de los trabajadores influiría en los niveles de los precios, y en consecuencia en los niveles de empleo. Se hablaba también de que las leyes naturales determinaban el precio del trabajo, por lo que el Estado no debería participar en este sentido. Finalmente, Wieser y Marxhall pretendían hacer ciertas reformas y de alguna manera consideraban recomendable la intervención del Estado.

La vertiente inglesa

“El inglés Alfred Marshall fue el exponente principal de los pensadores neoclásicos. Su obra principal es Principios de Economía. Trató de actualizar las aportaciones de los clásicos, conciliándolas con las del equilibrio económico, y los costos de producción con los principios de utilidad marginal, para resolver los problemas de su tiempo. Afirmaba que “el centro en torno al cual gira la ciencia económica es el dinero”.29 Retomó a los clásicos, al hablar de los factores de la producción: tierra, trabajo, capital y organización industrial”, y que están ligados con la oferta, así como la demanda está vinculada con la “naturaleza y fuente de los deseos humanos”.30

“En su examen de la demanda utilizó los conceptos austriacos, como los de utilidad, utilidad marginal, ley de utilidad decreciente, y curva de demanda. En su explicación

27 James, E.: Historia del surgimiento económico en el siglo XX. p. 77 28 Idem. p. 82. 29 Ferguson, J. N.: Historia del pensamiento económico 30 Idem, p. 171

de la oferta, como era de esperar, hizo libre uso de doctrinas clásicas, tales como la ley de rendimientos decrecientes en la agricultura… Combinando las viejas teorías con las nuevas, reconcilió la oposición de toda una época entre el costo de producción y los puntos de vista de la utilidad, en la síntesis económica más notable enunciada hasta la época presente”.31

Marshall también ideó las curvas de oferta y demanda, habló de la distribución del ingreso nacional, nos legó sus teorías de la renta, de los salarios, del interés, de las ganancias y del progreso social.

Hagamos ahora una pequeña comparación entre el equilibrio parcial, cuyo primer representante sería Marshall, y el equilibrio general donde identificamos a Walras de Lausana. En el equilibrio parcial, consumidores y empresas logran el equilibrio, siempre y cuando el precio de bienes y factores de la producción se encuentre establecido. En cuanto al equilibrio general, se “considera un equilibrio de muchos mercados” –a partir del equilibrio parcial– y, la manera en que los precios de todos los bienes de un sistema económico se fijan simultáneamente, cada uno de ellos en su propio mercado de precios flexibles”.32

imagen1

  1. ¿Crees que en la actualidad las mercancías fijan su precio, según su utilidad marginal?
  2. Reflexiona en la importancia que para tí, como consumidor, tiene el equilibrio parcial, y el por qué del equilibrio general.
  3. ¿Crees que en México se podría establecer un equilibrio general a sabiendas de que hay monopolios y oligopolios.

Deja un comentario