1.1.2 CAMBIOS TECNOLÓGICOS RECIENTES Y SU IMPACTO EN LA ECONOMÍA INTERNACIONAL


A veces es necesario precisar si los cambios tecnológicos obedecen a transformaciones habituales propias de la actividad productiva y científica o si estamos en presencia de una revolución tecnológica, ya que los cambios tecnológicos en la actividad productiva se entienden y se explican en las unidades de producción de algún sector específico.

Hablamos de revolución tecnológica cuando se da la introducción de nuevos equipos, instrumentos o procesos que afectan de manera generalizada a la estructura productiva e influyen en los aspectos económico, político, social y cultural del conjunto de sectores y países.

Por ejemplo, dentro de los efectos significativos causados por la Revolución industrial, identificamos a algunos países, principalmente Inglaterra, que asumió la hegemonía económica, político y militar de aquel entonces, sustituyendo la hegemonía de España y Portugal. La división internacional del trabajo, basada en el aprovechamiento de las ventajas comparativas, determinó la división de países: las naciones hegemónicas se concentran en la producción industrial; a los países que no habían podido acceder a esta transformación tecnológica se les asignó el rol de proveedores de materias primas y de productos naturales.

En los procesos productivos surgió la fábrica como una nueva forma de organización, y su predominio se generalizó rápidamente sustituyendo las formas artesanales de producción (unidades pequeñas). El crecimiento y expansión de las fábricas generó el fenómeno de migración campo-ciudad, lo cual se entiende y se justifica por el requerimiento de mano de obra, pero provocó el crecimiento de concentraciones urbanas. Este proceso llevó, finalmente, a la aparición del trabajo asalariado.

A principios del siglo XIX, en América Latina, la nueva división internacional del trabajo produjo diferentes movimientos de emancipación para desligarse del yugo español y portugués. Por primera vez, el liberalismo económico provoca movimientos de independencia y en la educación incrementa la especialización de la fuerza de trabajo.

Luego, a finales del siglo XIX, un segundo momento histórico, trajo consigo una nueva revolución tecnológica: la estructura productiva internacional se vio sacudida una vez más , ahora con la introducción del uso de la electricidad, el motor de combustión interna, producción de nuevos tipos de acero, prolifera el uso del ferrocarril e inicio de la refinación del petróleo. La hegemonía inglesa se resquebrajó. Los países de industrialización tardía, principalmente Alemania e Italia, lograron transformar sus estructuras productivas consolidándose así el Estado – Nación.

La Guerra de Secesión en los Estados Unidos significó el triunfo del norte industrial sobre el sur agrícola; con ello la economía estadounidense logra transformar su estructura productiva y se inserta en las relaciones económicas internacionales al lado de los grandes países.

Mientras tanto, en el resto de América los inventos y la inversión directa de capital, principalmente los provenientes de Inglaterra, determinaron su incorporación al modelo internacional de división del trabajo. En el cono Sur se produjo gran abastecimiento de mano de obra barata hacia la metrópoli por medio del ferrocarril, y barcos frigoríficos. Con esto se aseguraron las altas tasas de utilidad en la industria inglesa.

La industria del siglo XX se caracteriza por la línea de montaje basada en la producción a gran escala, como mecanismo de reducción de costos. Entre tanto, la disputa por la hegemonía se acentuó, concretándose al término de las dos guerras mundiales. Concluida la Segunda, Estados Unidos surge como potencia hegemónica.

Las caracterizaciones de las dos revoluciones tecnológicas esbozadas en el contexto histórico, nos lleva a la comprensión de que el mundo está cambiado nuevamente. Vivimos profundas innovaciones tecnológicas, las cuales nos indican que estamos de frente a un tercer momento histórico de las revoluciones tecnológicas. Los cuatro rasgos fundamentales que señalaremos a continuación son muestra de ello:

Cuadro 1. Rasgos de la nueva revolución tecnológica.

La Robótica La Microelectrónica Ingeniería Genética Nuevos Materiales
La robótica se entiende como el conjunto de conocimientos y teorías sobre la difusión de los robots en la industria y en otras actividades productivas u organizativas. Está relacionada con la informática. A medida que se incrementa el uso de los robots se desplaza masivamente mano de obra. Es una tecnología de punta con gran capacidad para transformar las características de la información, esto es, su uso y transmisión, así como las características de sectores de administración y servicios (bancos, correos, …). 1 Este tipo de tecnología permite modificar el comportamiento de los seres vivos, por lo que resulta una participación diferente o adecuada en los procesos productivos. Se indica con esto la existencia de nuevas materias primas que vienen a sustituir materias primas naturales en la aplicación o elaboración de diversos bienes de manufactura. 2

Las transformaciones tecnológicas experimentadas por los procesos productivos forman parte, sin duda, de una profunda revolución tecnológica. Y no estamos en los comienzos. Todo apunta que ello se ha dado desde los años setenta en los países desarrollados.

Ahora bien, si la incidencia primaria del uso tecnológico recae en los procesos productivos, evidentemente este efecto llegará a las esferas organizativas: la organización de los procesos de trabajo, una nueva configuración de la división internacional del trabajo, nuevas hegemonías de países y regiones, mejores condiciones de vida y de trabajo de la población mundial. El obrero no especializado no tendrá cabida en una nueva actividad laboral.

La implantación de la robótica, microprocesadores, modificaciones biogenéticas e introducción de nuevos materiales se lleva a cabo en los sectores agrícolas, en la producción de alimentos, calzado, textil, imprenta, industria automotriz y del vestido, así como en el sector servicios. Este fenómeno se manifiesta en el país y en todo el mundo.

En cuanto al empleo, dado que las nuevas inversiones se concentran en

1

Se cree que en un lapso de 10 años, el correo electrónico en Canadá creará 30mil nuevos empleos en 10 años pero suprimirá 500 mil.

2

La utilización de fructuosa de maíz en lugar de azúcar de caña, por las grandes compañías refresqueras de Estados Unidos, causará un fuerte impacto en la producción, exportación y empleo en varios países; la amplia difusión de fibras ópticas traerá una fuerte disminución en la demanda del cobre; la fabricación de motores de plástico y cerámica, disponible desde 1989, reemplazará a la fabricación de acero. Las consecuencias en los sectores productivo y laboral son incuestionablemente imprevisibles

determinados sectores rentables y por el uso de tecnología que paulatinamente se incorpora, cabe suponer que se agravará a nivel del conjunto de la economía.

Deja un comentario