3.1.4 DESEMPLEO


La crisis repercutió en el cierre de fábricas que trajo como consecuencia despidos masivos. Sobre como efecto esto, existen testimonios en periódicos permiten tener idea de la crisis con tal perdida de empleos, caso más grave se presentó en la industria de la construcción, que en la primera mitad de 1982 había liquidado a casi 758 mil trabajadores. Le sigue en importancia la industria metal mecánica, que agrupa a centenares de pequeñas factorías y talleres de productos metálicos, pues había cesado a unas 60 mil personas hasta octubre de 1984; en tercer lugar se ubica la industria automotriz que desahució a unos 20 mil obreros solo en 1982. En cuarto lugar, se encuentra la industria textil y la de la confección, que a mediados de 1983 había expulsado a 30 mil trabajadores.

La reducción del gasto público también contribuyó al desempleo de millones de personas, a la par que la industria privada redujo su tamaño al contraerse el mercado interno.

Gráfica 1. Comportamiento del desempleo abierto 1980-1990 (porcentual).

7 6 5 4 3 2 1 0

imagen1

De acuerdo con la gráfica 1, las tasas de desempleo abierto en las principales concentraciones urbanas revelan un comportamiento claramente descendente de 1983 a 1988, precedidas por un aumento sensible de 1982 a 1983. El promedio general asciende a 4.2% en 1982, 6.3% en 1983, 3,5% en 1988 y 2.8% en 1990. Este comportamiento, al no dar a conocer con exactitud los efectos de la crisis ya que se origina un gran desempleo (captado en el subempleo), plantea la necesidad de retornar a la senda del crecimiento económico mediante el apoyo a las empresas mediana y pequeña, que demostraron en el último ciclo económico gran capacidad para absorber y retener la mano de obra.

imagen2

El elevado desempleo se vincula con otro ¡actor estructural: un considerable subempleo de entre el 40% y 50% de la PEA, problema de gran magnitud, ya que la población subempleada de hecho no se considera desempleada por dedicarse al comercio ambulante o laborar dentro de la “economía subterránea”. Con base en esto concluimos. El desempleo forma parte de la realidad cotidiana de la crisis.

Deja un comentario