CAPITULO 1. LA TRANSICIÓN DEL MODELO DE DESARROLLO ESTABILIZADOR AL DE DESARROLLO COMPARTIDO


La participación del Estado ha sido muy importante en las transformaciones que ha tenido nuestra sociedad. Esta participación, sin embargo, dio lugar a que en determinados periodos las transformaciones que el Estado impulsó con el fin de modernizar al país no beneficiaron a la gran mayoría de la población. ¿Por qué crees que fue así? ¿A qué sectores beneficiaron estas transformaciones?. Pues bien, sucedió que sólo unos cuantos grupos o sectores se beneficiaron y lograron obtener mayor bienestar, contrastando con la pobreza de la inmensa mayoría. Tal fue el caso en el periodo del “desarrollo estabilizador”, que cubrió los años 1954 a 19702, aproximadamente.

Esos contrastes generaron descontento en la mayoría de la población –entre ellos nuestras familias, así como falta de credibilidad en el Estado para realizar un desarrollo más equitativo en el país. El movimiento estudiantil de 1968 es el reflejo más patente de esos acontecimientos.

Este era el panorama tan contrastante sobre el que se generaron graves conflictos sociales observados desde antes de los años setenta. El Estado buscó nuevas medidas que permitieran reorientar el rumbo e inyectar una nueva forma de desarrollo. Estas medidas, aun cuando hubo buenas intenciones por parte del gobierno para llevarlas a cabo, se vieron obstruidas y diluidas por las condiciones impuestas en la estructura del país creadas en años anteriores. Esta estructura hizo que las medidas al cambio resultaran frágiles, por lo que sólo prolongaron, años más adelante, una crisis mayor que se manifestó en el ámbito económico, primero en 1976 y luego en 1982.

Cabe preguntar, entonces, ¿cuáles fueron dichas modificaciones realizadas por el Estado para intervenir en la sociedad?, y ¿qué resultados se obtuvieron?. Para observar los cambios realizados y determinar su trascendencia, los hemos separado en aspectos políticos, económicos y sociales.

Deja un comentario