Estructura Socioeconómica de México 2

Estructura Socioeconómica de México 2 – Sexto Semestre

2.1.3 CRISIS DE 1982


Para México el año de 1982 fue muy significativo, pues la economía nacional sufrió una de las peores crisis de su historia, pero ¿cómo y por qué se presentó esta situación? ¿Cuáles fueron los factores que provocaron su acentuación? ¿Cómo respondieron la sociedad y el gobierno para enfrentarla?

La década de los ochenta se presentaba prometedora pues la puesta en práctica de políticas que impulsarían la reactivación y la estabilidad económica se daban por hecho, específicamente con motivo del auge petrolero que redundaría en beneficios trascendentales. La exportación de este producto y sus derivados redituaría las divisas que permitirían importar bienes de capital y de consumo, los que en su momento ayudarían a la inserción de la economía nacional en el mercado exterior y lograr así una competitividad capaz de evitar las deficiencias productivas internas que pudieran obstaculizar la anhelada reanimación económica. Los dividendos obtenidos se utilizaron para motivar la inversión y la producción, pero en forma paralela se amplió el gasto improductivo y los ingresos de la burocracia y empleados del Estado en general.

Esta nueva fase del desarrollo se cimentó en función, como ya se dijo, de las exportaciones petroleras, cuyos ingresos permitirían concretar el crecimiento económico del país en forma rápida y sostenida. Sin embargo, factores de carácter externo e interno dificultaron el proyecto. En lo externo, la economía nacional se volvió dependiente de las exportaciones petroleras, dado su papel protagónico y principal proveedor de divisas. Al petróleo, como generador de riqueza, se le consideró capaz de acabar con la crisis y con toda problemática económica, incluso la misma deuda externa, pero 1981 marcó la debacle de tal concepto. La baja en los precios internacionales del petróleo repercutió directa y negativamente en la economía en su conjunto e igualmente la disminución en las exportaciones provocó que la entrada de divisas descendiera drásticamente. En estas circunstancias, el Estado recurrió al crédito para continuar financiando el gasto, mas las necesidades y las condiciones del mercado internacional de capitales obligó al gobierno a contratar prestamos con altas tasas de interés, lo cual agravó la crisis.

En lo interno, el déficit comercial, las finanzas públicas, la debilidad del peso frente al dólar, la devaluación de la moneda, los errores de la administración gubernamental, etc., mostraron la fragilidad de la política económica instrumentada por el Estado. Ante ello, el desconcierto y la desconfianza se extendió a todos los sectores de la sociedad, especialmente a la burguesía, dando lugar a prácticas especulativas e incentivando la fuga de capitales. Entre los intentos gubernamentales por detener estos aspectos de la crisis económica destacan el impulso en dólares a la inversión en instituciones bancarias (mexdólares), el establecimiento del sistema dual de cambios (mercado libre y preferencial), el decreto de la congelación de depósitos en dólares, etc., aunque los resultados fueron totalmente adversos para la estructura económica, ya que se aceleró aún más la fuga de capitales y la especulación, lo cual agudizó de crisis económica.

La falta de divisas que no entraban al país, no obstante el potencial petrolero que se había gestado y las presiones exteriores para hacer frente al pago del servicio de la deuda, creó en el ánimo de muchos capitalistas la idea de que el futuro económico era inestable y dudoso, avocándose a resguardar sus capitales. En consecuencia, se incrementó en forma masiva la fuga de éstos.

México: Fuga de capitales
Año Total en millones de dólares
1973 850.4
1974 1040.0
1975 1046.0
1976 3144.0
1977 950.1
1978 601.8
1979 2454.9
1980 4512.8
1981 10904.8
1982 7788.4
1983 4241.2
1984 2517.5
1985 822.0

Fuente: Echánove, Flavio: “Fuga de capitales”, en Indicadores Económicos e informes de Comercio Exterior: Septiembre de 1985.

Si bien es cierto que esta fuga de capital afectó en forma directa la capacidad productiva y financiera del país, el gobierno, en vez de realizar ajustes que la contuvieran, procedió a sobreendeudarse hasta agotar su capacidad de crédito gradualmente, en tanto que los acreedores modificaron su política crediticia y adoptaron actitudes cautelosas y exigentes. Las altas tasas de interés y la reducción de plazos son muestra evidente de tal recelo.

El Estado, con objeto de controlar y contrarrestar la caótica situación económica nacional, el 1 de septiembre de 1982 anunció la nacionalización de la banca, pasando el control absoluto de las operaciones bancarias al gobierno. Sus intenciones se resumen en los siguientes puntos: fortalecer el aparato productivo y distributivo del país, contribuir a detener las presiones inflacionarias y dar seguridad a los ahorradores y cuentahabientes de las instituciones de crédito del país.

imagen1

  1. Investiga cuál es el monto actual de la fuga de capitales.
  2. Describe la importancia de las instituciones bancarias respecto a la economía nacional.
  3. Explica por qué la actual administración gubernamental determinó privatizar la banca.

2.1.2 INICIO Y CAUSAS DE LA CRISIS ECONÓMICA


Durante muchos años México se caracterizó por poseer una economía fuerte, solvente y estable; sin embargo, para 1970 se muestra desgastada y debilitada. En la década de los ochenta tiende a agravarse y profundizarse, manifestándose la crisis en forma abierta. ¿Te has preguntado el porqué de este cambio? y ¿a qué se debe el desequilibrio de la economía en su conjunto? Para responder a estas preguntas debemos considerar lo siguiente:

Señalamos con anterioridad que la dinámica económica de México se había sustentado en un proyecto cuyos resultados permitieron el crecimiento del país, pero en forma desequilibrada, dándose una acumulación de capital a costa de la clase trabajadora y beneficiándose la industria en lugar de la agricultura. Para 1970 se llegó al límite, y las condiciones variaron significativamente, dando lugar al estancamiento de la economía. En consecuencia, en nuestro país aparecen los primeros síntomas de la crisis y sus efectos se manifiestan en la pérdida de la estabilidad de precios, incremento del déficit público, aumento del nivel de desempleo, caída del Producto Interno Bruto (PIB), un proceso inflacionario, etc. En esencia, los resultados de este proyecto económico mostraron su deterioro e inoperabilidad, evidenciando lo caduco y obsoleto del mismo. Son en general tres rubros que le identifican: incapacidad del aparato productivo, el mercado internacional y la deuda externa.

Incapacidad Del Aparato Productivo

Éste creció en forma desarticulada con respecto de los demás sectores productivos y entre sus efectos están: su aportación disminuyó en relación con la producción nacional, se dieron marcadas diferencias entre exportación e importación, decrecimiento en los niveles de rentabilidad y pobre modernización (poca incorporación de avances tecnológicos), así como falta de competitividad interna frente a las importaciones. En suma, el aparato productivo exhibió un lento crecimiento que significó una baja en la inversión y producción, siendo incapaz de generar divisas.

El Mercado Internacional

En 1980 México contaba con excedentes de petróleo que le permitieron una posición privilegiada en el contexto internacional. El energético representó en esos años ingresos sustanciales, siendo un factor de primer orden como generador de divisas. Para corroborar su importancia recordemos que de 1933 a 1985 el petróleo representó el 69.4% de las exportaciones.11

A principios de la década de los ochenta el descubrimiento de grandes yacimientos petrolíferos en la sonda de Campeche, en el Golfo de México, permitió al país ocupar un lugar importante en el escenario mundial, situación que se aprovechó contratando créditos con el exterior, pues los consumidores del producto, especialmente los organismos financieros internacionales, se convencieron de la real y auténtica capacidad petrolera de México. Ante ello el Estado elevó la producción de petróleo gracias al gran potencial del país en esta materia. Así, el crédito obtenido permitió realizar más proyectos de exploración y explotación, abrir nuevos pozos, construir plataformas marítimas y, en general, ampliar la infraestructura petrolera.

Pero la excesiva extracción de petróleo a nivel mundial en esta década tuvo graves consecuencias en el mercado petrolero y de capitales en México. Con respecto al primero disminuyó el precio y la demanda internacional y en relación con el segundo aumentaron las tasas de interés, por lo que los nuevos créditos se encarecieron alarmantemente. Esta combinación de elementos representó para el país una disminución de los ingresos provenientes de la exportación del petróleo, y obligó al Estado a recurrir al exterior en busca de más crédito, obteniéndolo, pero en forma restringida.

Deuda Externa

La abundancia de recursos financieros en el mercado internacional de préstamos busca constantemente su incorporación en las economías, de manera que se manifiestan presiones de oferta en búsqueda de oportunidades de rentabilidad, cuestión a la que no fue ajeno nuestro país.

Ante la necesidad de mantener la dinámica económica el Estado recurrió al préstamo externo con el firme propósito de que esos recursos financiaran los constantes requerimientos que exigía el desarrollo. Fue posible la captación de crédito en virtud de

González, Francisco: Historio de México. Quinto Sol, 1991, p. 198.

que México contaba con amplio reconocimiento en el ámbito internacional: buen pagador, solvente y con una riqueza petrolera que garantizaba en buena medida cumplir sus compromisos.

La persistencia de la crisis en la década de los ochenta dio lugar a que se modificara la estrategia de estabilización de la economía, sustituyéndola por otra de rápido crecimiento con base en el déficit fiscal. El desequilibrio financiero del sector público se acentuó con el tiempo, en tanto que el déficit se cubría con préstamos provenientes del exterior. En este contexto, el crecimiento fue soportado y financiado mediante recursos obtenidos por el endeudamiento, los que en corto plazo estimularían y gestarían el ahorro y posteriormente generarían divisas. En términos generales se darían las bases para la creación de recursos financieros propios, hecho que no ocurrió, pues las altas tasas de interés fijadas obligaron al Estado a canalizar grandes cantidades de dinero para cubrir el pago del servicio de la deuda. Por consiguiente, el monto de ésta creció alarmantemente, igual que el pago por concepto del servicio de la misma, en contraste con los ingresos que se generaban. El resultado a largo plazo fue de serias limitaciones a la expansión económica.

Los rubros mencionados se conjugaron y crearon restricciones al crecimiento económico. Las insuficientes divisas producto de las exportaciones y la poca obtención de nuevo capital vía el endeudamiento externo agravaron la situación y ensombrecieron el panorama nacional.

Con objeto de que tengas una idea clara del endeudamiento del país y cómo ha crecido la deuda externa, analiza el siguiente cuadro.

Tabla de la deuda externa
Año Millones de dólares
1970 6032.2
1971 6405.9
1972 7695.7
1973 10253.0
1974 14524.0
1975 20093.3
1976 25893.3
1977 33416.6
1978 29083.7
1979 39083.7
1980 48781.1
1981 73218.5
1982 80539.7

iamgen1

1. Enumera los efectos de la actual crisis económica y trata de explicarlos.

2.Investiga el monto de la deuda externa actual, relaciónalo con el PIB y compáralo con el de años anteriores.

2.1.1 CRISIS DE LA DEUDA EXTERNA: AGOTAMIENTO DEL MODELO DE DESARROLLO


Seguramente conoces la política económica de los distintos gobiernos de México durante el periodo 1954-1970, las cuales recibieron, en conjunto, el nombre de Modelo de Desarrollo Estabilizador y Compartido; pero, ¿recuerdas sus características? ¿Sabes por qué perdieron vigencia? Este tema te permitirá conocer más a fondo estas cuestiones y reflexionar en torno de ellas.

A fines de la década de los treinta y principios de los cuarenta el gobierno mexicano instrumentó un proyecto económico basado en la industrialización, cuyo objeto era reorientar la economía y dotar a México de un perfil moderno y próspero. También buscaba modificar el aparato productivo y con ello entrar de lleno a una economía eminentemente industrial.

La Segunda Guerra Mundial contribuyó a impulsar el proceso de industrialización, sin embargo, cuando concluyó las condiciones variaron en forma considerable. Los mercados que en un momento determinado estimularon el crecimiento cerraron paulatinamente. Esta situación provocó que el Estado tuviera mayor injerencia y participación en la estrategia de desarrollo: protegió la industria nacional de la competencia externa estableciendo altos impuestos, limitó y prohibió la exportación y proporcionó bienes y servicios a precios bajos. Esta política permitió que se ampliaran las condiciones de rentabilidad y creciera la inversión.

Para mantener la continuidad de este proyecto se financió la compra de bienes de producción que no se elaboraban internamente, con el propósito de lograr un rápido aumento de la productividad e introducirse en el mercado mundial, así como una mayor participación del Estado en la economía con el establecimiento de empresas públicas, la fijación de precios de garantía a productos agrícolas, el otorgamiento de subsidios y exenciones fiscales, etc. En consecuencia, el Estado como promotor del desarrollo canalizó grandes cantidades de capital, incrementó sustancialmente su gasto e incluso asumió por entero el costo y la ejecución de las obras de infraestructura necesarias. Este esquema de crecimiento operó y tuvo vigencia durante décadas.

Por otra parte, en los años setenta los gastos del gobierno crecieron en forma desmesurada, aunque justificadamente, ya que permitieron aumentar la demanda, reactivar la producción, generar mayor cantidad de fuentes de trabajo, etc.; en general, alentaron la actividad económica. Por consiguiente, el Estado se reafirmó y consolidó como el único elemento de la sociedad capaz de garantizar la continuidad del crecimiento.

No obstante, el paso del tiempo evidenció que la enorme cantidad de gastos del Estado no correspondía con los ingresos que obtenía. Como causa de lo anterior destaca el hecho de que las empresas públicas instaladas, en su gran mayoría administradas en forma poco ambiciosa, resultaron ineficientes e improductivas, además de que poseían una sobresaturación de empleados, lo cuál en términos generales representó operar con mínimos márgenes de ganancia. Por otra parte, la baja captación tributaria vía impuestos se explica por la característica del Estado de ser cauteloso, ya que no afectaba la capacidad de inversión de las empresas y no se gravaban los ingresos derivados de la posesión de capital. El resultado en conjunto fue la dificultad de costear el gasto público con los insuficientes ingresos, por lo que el Estado se vio imposibilitado de seguir financiando los proyectos de inversión.

Ante los requerimientos de gastos e inversión pública y su relación con los bajos ingresos, la actividad económica se frenó por lo que el Estado recurrió al crédito externo, recurso que en su momento fue más cómodo política y económicamente que aplicar medidas contraccionistas.

imagen1

A partir de 1970 el modelo de desarrollo entró en su fase de agotamiento, que se caracterizó por la concentración del ingreso, crisis agrícola, déficit comercial externo y de las finanzas publicas, siendo estos dos últimos aspectos, junto con el endeudamiento externo, ejes representativos y contradictorios que la dinámica económica del país venía asumiendo, pues no generaron los recursos necesarios para satisfacer las necesidades del crédito interno, reducir el déficit exterior ni mucho menos pagar el servicio de la deuda, lo que termino por limitar y estrechar el acceso al crédito y detener el crecimiento de la economía en su conjunto.

imagen2

  1. Se ha expuesto cómo la Segunda Guerra Mundial contribuyó al auge de la industrialización ¿cómo consideras que se encuentra esta actualmente en nuestro país?
  2. Enumera las características económicas del México de 1940 a 1970 y compáralas con las actuales.

PROPÓSITO


El estudio de este capítulo te permitirá tener los elementos necesarios para comprender la problemática nacional que ha impedido a nuestro país alcanzar un desarrollo favorable. Esto lo lograrás mediante el análisis de las manifestaciones de la crisis económica (inflación, devaluación, deuda externa, etc.), así como de las diversas medidas que el Estado mexicano ha puesto en práctica para enfrentarlas. Problemática, cuyo conocimiento de causas y efectos te facilitará crear tus propios juicios respecto de las medidas llevadas a cabo en su momento por los respectivos gobiernos, de tal manera que con lo aprendido adoptes un papel participativo en el cambio social político y económico de nuestro país.