Estructura Socioeconómica de México 2

Estructura Socioeconómica de México 2 – Sexto Semestre

RECAPITULACIÓN


La crisis económica de 1982 obligó al gobierno mexicano a realizar una serie de ajustes a su política económica. El régimen de Miguel de la Madrid restringió drásticamente al gasto público en materia social, con el fin de afrontar los pagos de la deuda externa y sus intereses, combatir la inflación, reducir el déficit fiscal y cambiar el modelo de desarrollo hacia adentro por uno de producción para la exportación. Mantuvo una política de bajos salarios para disminuir la demanda de bienes y servicios y controlar la inflación, estableció la reconversión industrial que trajo desempleo y sobre explotación de la mano de obra.

El gobierno de Salinas de Gortari continuó con esta política neoliberal. No obstante, el control de la inflación, el saneamiento de las finanzas públicas y la renegociación de la deuda externa fueron a causa del empleo y el salario en gran parte de la población, lo que produjo gran descontento entre los sectores afectados y dio al traste con el sistema corporativo del Estado, ya que no tuvo forma de captar la acción política de la sociedad y el voto de los ciudadanos. En 1988 el sistema político mexicano sufre un fuerte descalabro.

El cambio en la estrategia económica del gobierno y la maduración de la sociedad obligan al gobierno a replantearse sus relaciones con la misma, que se concibe altamente politizada y demandante. Pero a pesar de los cambios en materia económica, la democracia en el campo político continúa sin resolverse. ¿Podrías explicar el siguiente cuadro con tus propias palabras?
imagen1

Otro momento cumbre en los cambios generados en nuestro país fue el llamado “error del 94”, al iniciar el gobierno del presidente Zedillo, el cual mostró un error, pero por no devaluar paulatinamente como se había recomendado, pero en esos momentos era más importante conservar la credibilidad en el gobierno, por lo que ese “error” requería cometerse con urgencia. Finalmente, cabe señalar que el enfoque neoliberal asume la globalización como una exigencia de cambios en el papel del Estado y la apertura comercial. Contempla la disminución de la intervención pública a través de la privatización y desregulación como medio para fortalecer las finanzas públicas. Además una liberalización comercial, que revierte el proteccionismo estatal, para elevar la competencia y disminuir las presiones inflacionarias. Su objetivo consiste en establecer un marco macroeconómico estable y en crecimiento económico estable y en crecimiento eficiente con intervención material mínima y sin una estructura proteccionista fuerte. Este enfoque supone que el mercado y las potencias líderes tienen la suficiente capacidad para reestructurar la economía y, en cambio, desestiman la capacidad de las política internas. El enfoque neointervencionista asume también las dos áreas anteriores, pero con diferencias significativas. La reforma no se identificaría con una reducción del gasto, sino más bien con su reestructuración y su asignación más eficiente; la privatización de empresas públicas sería selectiva, para concentrar los esfuerzos estatales en áreas estratégicas. La liberalización comercial, por su parte, debe ser regulada y gradual de acuerdo a la evolución de la economía interna y la de los principales socios comerciales. Este enfoque concibe el fortalecimiento de los poderes productivos internos como el asunto prioritario. La apertura y el mercado no son capaces de lograr reestructuración económica. El “bienestar para la familia” y el “voto por la paz” de Zedillo, no calmaron la miseria –en más de dos aspectos- de las mayorías, aunque sí se considera a ese gobierno como el artífice de la apertura política, en cuanto permitió el triunfo de Cuauhtémoc Cárdenas en julio del 97, y contribuyó al triunfo de otro partido, aunque no de otro sistema; la “alianza para el cambio” no funciona en la forma que esperaban millares de personas, aunque es cierto que nunca se especificó hacia donde iba ese cambio. En fin, ahora tienes más elementos para reflexionar y saber hacia dónde vas y que esperas ofrecer a tu país que, cada día se torna más dependiente y con miseria creciente en su población, a pesar de la potencialidad en recursos y esperanzas.

2.5. PROGRAMA NACIONAL DE SOLIDARIDAD (PRONASOL)


¿Qué sabes de los diferentes programas que se han implementado en nuestro país desde los años ochenta?, ¿cuánto han beneficiado, a ti o a algún miembro de tu familia?, tendrá esto qué ver algo con la negociaciones realizadas con el exterior, principalmente con Estados Unidos y el FMI?. En fin, revisa los siguientes comentarios y cuadros, y así mejorará tu apreciación sobre estos programas.

El sexenio de Miguel de la Madrid fue especialmente severo en la reducción del gasto social. Aunados a los estragos de la política económica (aumento el desempleo, reducción en más del 50% de la capacidad adquisitiva del trabajador promedio, eliminación de las pequeñas y medianas industrias y de comercio), los beneficios de los trabajadores se redujeron drásticamente, vía salarios indirectos; servicios y subsidio públicos a la salud, alimentación y vivienda, lo que agrava el rezago ya acumulado.

Durante el gobierno de Salinas de Gortari, se reconoce oficialmente la existencia de cuarenta y cuatro millones de mexicanos pobres, de los cuales 17 millones sobrevivían en extrema pobreza.

El grupo en el poder debe ganar legitimidad para la figura presidencial, el partido y el conjunto del sistema político-social.

En este contexto en 1988 se instituye, por acuerdo presidencial, el Programa Nacional de Solidaridad (PRONASOL), cuyo objetivo central es el nivel de vida de los mexicanos que viven en extrema pobreza. Del mismo programa se desprenden tres metas esenciales:

  1. Mejorar las condiciones de vida de los grupos de campesinos indígenas y colonos populares.
  2. Promover el desarrollo regional equilibrado y crea las condiciones para el mejoramiento productivo y los niveles de vida de la población
  3. Incentivar y fortalecer la participación y la gestión de las organizaciones sociales y de las autoridades locales.

La estrategia de PRONASOL tuvo como población objetivo la integrada por aquellos grupos que no satisfacen sus mínimos de bienestar, específicamente los pueblos indígenas, los campamentos de escasos recursos, los trabajadores agrícolas migratorios y las colonias populares urbanas.

A nivel general, el Pronasol se concibió como el “eje de la política social del Estado” y representa una estrategia de articulación de la modernización política ya que la pretensión gubernamental fue dar al programa permanente y no sexenal, que brinde satisfactores a los habitantes en extrema pobreza en cuatro rubros.: alimentación, educación, salud y vivienda; Pronasol actuaría como un programa político de igualdad y justicia social no de corte partidista ni electoral.

Se postula el fomento a la creación de una cultura solidaria, no populista, estructurada alrededor de cuatro principios básicos: respecto a las iniciativas individuales y

93

comunales; plena y efectiva participación; corresponsabilidad de los partidistas, y transparencia y honestidad en uso de los recursos.

El Estado solidario, se ocupa de atender el desarrollo social bajo las siguientes perspectivas:

  1. Reconocer la capacidad de los grupos sociales para organizarse y generar alternativas productivas, si cuentan con las condiciones necesarias para ello.
  2. Admitir que es contraproducente incrementar burocracias para resolver problemas específicos.
  3. Desarrollar nuevas formas de financiamiento no inflacionarias.

A su vez las tres vertientes donde ha operado el programa son:

a) Solidaridad para el bienestar social, referida al mejoramiento inmediato de los

niveles de vida. Salud, alimentación, vivienda y educación.

b) Solidaridad para la producción con la pretensión de generar oportunidades de

empleo y desarrollo de las capacidades y recursos productivas, a través del

apoyo a actividades agropecuarias, agroindustriales y piscícolas.

c) Solidaridad para el desarrollo regional, referida a la construcción de obras de

infraestructura de impacto regional y ejecución de programas de desarrollo en

regiones especificas.

Este programa destaca por la cuantía de los recursos asignados, que en 1990 representan el 12.7% del total de los recursos para ese año, constituyendo así el programa que más recursos absorbió

El Pronasol se adoptaba como la forma en el que el Estado enfrentaría sus obligaciones sociales bajo una nueva concepción de su participación, por lo que su retórica se ha utilizado con objetivos estratégicos para justificar importantes cambios en la política económica y social del Estado, delinear su nuevo papel, promover la participación popular al margen del PRI y engrandecer la figura presidencial. La misma tendencia ideológica se muestra con los programas y acciones “Vamos México” y “Contigo” del gobierno foxista-panista, donde sólo “la propia diversidad entre los individuos hará que cada uno de ellos opte por aprovechar o no ciertas oportunidades”, como se establece en el PND.

La pretensión de Pronasol y otros programas, ha sido construir un consenso mínimo y pasivo de ser posible, para generar una nueva y duradera hegemonía que facilite el tránsito acelerado de la modernización de la economía capitalista.

Pero el gasto social del gobierno mediante el Pronasol no sólo busca legitimidad y consenso también tiene un carácter preventivo al atender problemas y necesidades sociales que podrían convertirse en detonadores de inconformidad y violencia social. Cuestión muy importante que no olvidó el gobierno salinista. Algunos analistas cercanos al gobierno reconocen el carácter preventivo del Pronasol ya que promueve la doble lógica de recoger, por un lado los apoyos (traducidos en votos) que devienen a sus acciones y, por otro, organiza y hace partícipes a estos grupos cuyas necesidades podrían tornarse en conflictivos problemas sociales.

Te sugerimos analizar los siguientes cuadros, para responder posteriormente, con facilidad, lo que se te pide.

Cuadro 3. Nivel de pobreza en México (miles de personas)

Año 1981 1987
Población total 71.4 81.2
Pobreza 18.4 24.0
Pobreza extrema 32.1 41.3
Total 32.1 41.3

Fuente: El combate a la pobreza: Lineamientos programáticos. Consejo Consultivo del Programa Nacional de Solidaridad,

p.20.

Cuadro 4. Programa Nacional de Solidaridad. Programas clasificados por vertientes de acción, 1989-1991.

Bienestar social Apoyo productivo Desarrollo regional
-Abasto de alimentos -Agua potable -Drenaje -Electrificación -Rehabilitación, mejoramiento y construcción de caminos -Espacios deportivos -Espacios cívicos -Proyectos ecológicos -Fondo de Solidaridad para la producción -Fondos regionales de Solidaridad para el desarrollo de los pueblos indígenas -Jornaleros agrícolas -Mujeres Solidaridad -Programa Nueva Laguna (Coahuila y Durango) -Istmo de Tehuantepec (Oaxaca y Veracruz) -Costa de Oaxaca -Oriente de Michoacán -Tierra caliente de Guerrero -Sur del Estado de México -Regionales centro y carbonífera de Coahuila.
Programas especiales* Programas especiales Programas especiales
-Escuela digna -Niños en solidaridad -IMSS-Solidaridad -A dignificar hospitales -Regularización de la tenencia de la tierra -Solidaridad obrera -Servicio social -Jornaleros migrantes -Cafeticultores -Explotación forestal -Pescadores ribereños -Piscicultores -Fondo de solidaridad para la promoción del patrimonio cultural de las comunidades indígenas.

*Operan otros programas que no pueden ubicarse en alguna de las tres vertientes en particular, pero si en servicios: Solidaridad Penitenciaria, Paisano, Correos y Teléfonos.

Cuadro 5.Gasto social con respecto a la inversión pública total 1983-1932 (miles de millones de pesos constantes).

Año Inversión Desarrollo Solidaridad Participación(2/1) +(%) pública (1) social (2) (3) (3/2)

1983 1984 1985 1986 1987 1988 1989 1990 1991 1992

275.8

268.8

247.3

216.3

209.9

177.3

159.5

189.4

204.0

216.8 45.2

50.4

43.1

48.4

43.2

31.2

32.1

49.4

71.8

85.0 17.4

22.7

14.9

18.3

18.1

7.7

10.6

20.4

32.0

38.1 16.4

18.8

17.4

22.4

20.6

17.6

20.1

26.1

35.2

39.2 38.5

45.0

34.6

37.8

41.9

24.7

33.0

41.3

44.6

44.8

Fuente: Cuenta de la Hacienda Pública Federal 1983-1990. Presupuesto de Egresos de la Federación 1991-1992. 1991 Presupuesto esperado 1992 Presupuesto aprobado 1980=100 Nota: En 1991 y 1992 no incluye poderes y órganos electorales. A partir de 1991 se integra el Programa Social de Abasto.

Finalmente, resulta necesario hacer una evaluación de las políticas de bienestar en México; para ello se transcribe el siguiente cuadro, a partir del cual podrás tener una visión prospectiva de lo que está por venir en nuestro país, de continuar la estrategia neoliberal.

Cuadro 6

Evaluación global de la evolución del bienestar en México. 1970-2000
Concepto Años setenta Años ochenta Anos noventa
1. Oportunidades para el bienestar social Aumento rápido Caída rápida Aumento lento sin fluctuaciones
2. Oportunidades no igualitarias para el bienestar social (logros medios) Aumento rápido Caída Aumento, con fluctuaciones
3. Igualdad (ingresos) Aumento rápido Caída rápida Caída lenta, con fluctuaciones
4. Igualdad (educación) No disponible Caída lenta Caída
5. Igualdad (tiempo libre) No disponible Aumento Caída rápida, con fluctuaciones
6. Pobrezas de educación, vivienda y sus servicios Caída muy rápida Caída Caída rápida
7. Pobrezas de salud y seguridad social Caída muy rápida Caída Caída lenta
8. Pobreza de ingresos Caída muy rápida Aumento muy rápido Aumento lento, con fluctuaciones
9. Pobreza integrada (MMIP) Caída muy rápida Aumento rápido Aumento lento, con fluctuaciones
10. Mortalidad infantil, preescolar y escolar Caída muy rápida Estancamiento en parte del período Caída rápida (excepto alrededor de 1995)
11. Gasto público social per cápita Aumento muy rápido Estancamiento (leve aumento) aumento
12. Caracterización de las Políticas públicas. Fase final del desarrollo hacia adentro Estabilización e inicio del modelo neoliberal Ajuste estructural y consolidación del modelo neoliberal

Fuente: La Jornada 19 de julio de 2002.Julio Boltvinik. “Evaluación del desarrollo nacional, 1970-2000”.

Es claro que en el discurso político se puede decir que todo está funcionando bien, pero es difícil que quienes están muriendo de hambre, y son presa fácil de enfermedades y niveles de vida infrahumanos puedan creer en la promesa de sus gobernantes que no aprendieron a mirar para abajo pues sólo saben ver hacia el norte.

En fin, ya en los primeros años del siglo XXI la tendencia es la misma, y se vuelven cotidianas noticias como es la pérdida de empleo formal, al cancelarse durante el primer semestre del 2002, 163 mil plazas productivas.

imagen1

  1. ¿Qué es una política social y a quién beneficia?
  2. ¿Cuál ha sido la política social de los sexenios anteriores y cuál la del sexenio actual?
  3. ¿Qué tipo de problemas atiende Pronasol, a que sectores de la población atiende y por qué?
  4. ¿Qué opinas sobre la pobreza en México y por qué crees que se origina?

2.4.3 LOS CONFLICTOS ELECTORALES


¿Recuerdas que el sufragio es el paso que legitima el poder, es decir que el voto ciudadano designa a sus gobernantes?. ¿Crees que has actuado o actuarás adecuadamente al momento de votar por un candidato? ¿Cuentas con la información suficiente de los partidos, personajes y tendencia de su proyecto, o si tienen proyecto definido?. Te invitamos a reflexionar al respecto, pero antes realiza la siguiente lectura.

Después de la elección presidencial de 1988 se han celebrado en el país comicios federales para renovar el Poder Legislativo, además de una gran cantidad de procesos electorales en diversas entidades de Federación, con objeto de renovar el ejecutivo local, los ayuntamientos y el Congreso Estatal. La mayoría de estos procesos han estado marcados por la desconfianza contra el propio gobierno que, a través de sus elementos, organiza y califica las elecciones.

Por otra parte, al no existir independencia entre el PRI y el gobierno, el partido oficial se ve ampliamente favorecido al disponer de recursos público para en financiamiento de sus campañas, lo cual deja en desventaja a la oposición. Entre los conflictos poselectorales más importantes de esa época, están los de Guanajuato, San Luis Potosí, Michoacán, Tamaulipas, Puebla y Sinaloa.

En San Luís Potosí se realizaron elecciones para gobernador el 18 de agosto de 1991. El PRI postuló a Fausto Zapata; el Frente Cívico Potosino, junto con el PAN y el PRD, presentaron como candidato al doctor Salvador Nava, quien años antes había ocupado la presidencia municipal de la capital del estado y contaba con muchos seguidores de la entidad. El PRI se apresuró a proclamar el triunfo de su candidato y las autoridades electorales a ratificarlo, antes de ello, la oposición navista señalo las anomalías del proceso electoral y organizó la resistencia a la imposición de Fausto Zapata como gobernador. El 27 de Septiembre Salvador Nava inició la Marcha de la Dignidad y la Democracia a la Ciudad de México. Fue tal el apoyo popular al candidato del Frente Cívico Potosino que el “gobernador” debió renunciar al cargo el 9 de Octubre.

El mismo 18 de Agosto de 1991 en el estado de Guanajuato se celebraron elecciones para gobernador. Fueron candidatos: por el PRI, Ramón Aguirre; por el PRD, Porfirio Muñoz Ledo y por el PAN, Vicente Fox Quezada. El proceso electoral estuvo plagado de irregularidades. Fox Quesada –presidente “panista” de la República mexicana 20002006-, afirmó la existencia del fraude electoral y organizó movilizaciones populares en todo el estado para protestar contra la ilegalidad de las elecciones y la declaración oficial del triunfo de Ramón Aguirre, hecho por el Colegio Electoral de mayoría priísta.

Pese a las protestas las autoridades declararon a la prensa estadounidense que en el caso de Guanajuato, la oposición había presentado muchas quejas pero las pruebas del fraude habían sido “muy, muy escasas”. Debido a las importantes movilizaciones de protesta iniciadas por el candidato panista, respaldadas por el PRD, y la presión de la prensa estadounidense, (The New York Times y The Wall Street Journal), Ramón Aguirre, quien para entonces ya era gobernador electo, decidió no presentarse a rendir protesta como gobernador constitucional de Guanajuato.

La solución al conflicto pos-electoral de Guanajuato no dejó satisfecho a nadie los priístas reconocían como gobernador a Ramón Aguirre y los panistas afirmaban que el triunfo pertenecía a Vicente Fox. Al darle la gubernatura a Medina Plascencia se calmaron las protestas pero se evidenció que los comicios no se rigen por la ley.

En resumen:

Después de 1988, las elecciones celebradas en México han dejado amplias dudas en la sociedad respecto a la imparcialidad de las autoridades en su organización y respeto al sufragio. El avance a la reestructuración política del país ha sido condicionado a la consolidación del proyecto económico.

En 1992, como resultado de los conflictos pos electorales, había 36 millones de mexicanos gobernados por mandatarios no electos si a estos se suma los Habitantes del Distrito Federal que por mandato constitucional no eligen a sus gobernantes, resulta que más de la mitad de la población mexicana se encuentra gobernada por personas que no ganaron el puesto en una elección popular.

En Michoacán, Guanajuato, San Luis Potosí, Tabasco, Yucatán, Veracruz, Zacatecas, Estado de México, Jalisco y Tlaxcala hubo gobernadores internos durante el sexenio salinista. Algunos renunciaron al cargo por conflictos pos electorales; otros, por su incompetencia para controlar los procesos electorales celebrados en sus estados y algunos más por ser llamados a colaborar por el presidente.

La lista de testados que ha sufrido interinatos o gobernadores sustitutos no es exhaustiva, podemos añadir Baja California, Sonora y Chiapas.

imagen1

  1. ¿Qué relación encuentra entre y la crisis de dominación de Estado mexicano y los conflictos poselectorales?
  2. ¿Por qué los gobiernos interinos en los estados de la Federación afectan la democracia?

2.4.2 LAS REFORMAS ELECTORALES


¿Sabes en qué consisten las reformas electorales?. Lee el siguiente ensayo para que tengas información y puedas opinar al respecto:

En los años sesenta y setenta, cuando el país se encontró convulsionado por importantes movimientos sociales y, entre otros, guerrilleros que mostraban los límites de gobernabilidad del sistema político mexicano, el país se transformo y surgieron nuevos grupos sociales que no se incorporó a los sectores del PRI y, por lo tanto, tampoco recibieron los beneficios del sistema. Esto provoco una crisis política que condujo a varias reformas de tipo electoral, con objeto de abrir espacios a estos grupos y mantener la gobernabilidad del país y la estabilidad política del régimen.

Desde 1946 los comicios no fueron sino un ritual en el que el sistema se legitimaba y maquillaba como democrático. Las secuelas del movimiento estudiantil de 1968 y el descontento social lo contrarrestó el gobierno de Echeverría mediante una política de gasto social ampliada, la contratación de la deuda externa y la “apertura democrática”. En el gobierno de López Portillo se amplió el número de partidos políticos, se introdujo el sistema de “representación proporcional”, aumentó el número de diputados y se dio acceso a los partidos políticos y a los medios de difusión masiva, todo para lograr la sobrevivencia de la oposición que no había presentado candidato para las elecciones presidenciales en el periodo 1976-1982.

La dinámica de la crisis económica logró agotar el modelo de desarrollo debilitado desde los años setenta, que se logró mantener gracias al endeudamiento y al boom petrolero.

Las elecciones de 1976, en las que el candidato del PRI a la presidencia no encontró opositores de otros partidos, mostró el agotamiento del sistema político mexicano de partido casi único, con dos partidos satélites y un pequeño partido de oposición.

Durante el sexenio de Miguel de la Madrid hubo cinco candidatos a la presidencia, pero ninguno representó un problema real para el partido oficial. Nadie imaginó que seis años después, en 1988, el partido de Estado enfrentaría el proceso electoral más competido de su historia.

Debemos analizar la reforma salinista dentro del contexto de las elecciones federales de este mismo año. La primera reforma electoral en el inicio del sexenio dio como resultado la vigencia del Código Federal de Instituciones y Procesos Electorales (Cofipe), aprobado por la diputación priísta y panista, votando en contra el PRD.

Este código establece el derecho de los partidos políticos a recibir financiamiento del Estado en proporción del número de votos que obtenga, garantiza espacios en radio y televisión para que los institutos políticos den ha conocer el pueblo su plata forma política, y establece un Tribuna Federal Electoral autónomo para dirimir las controversias presentadas en materia federal electoral.

El Cofipe otorga participación a los partidos políticos y a la sociedad en la composición de las autoridades electorales, pero mantiene la organización, vigilancia y calificación en manos del gobierno. Par corroborar lo anterior señalaremos que el presidente del Instituto Federal Electoral es el secretario de Gobernación y que los magistrados del Tribunal Federal Electoral son designados por el Presidente de la República. Así mismo, aunque los partidos de oposición formen parte de los organismos electorales, el PRI mantiene mayoría en los mismos.

La nueva reforma provocó reticencia y el Cofipe aún entraba en vigor cuando ya se demandaba cambios. Antes de las reformas aplicadas entre 1988 y 1994, podemos observar que a medida que se incrementa la competencia electoral, las leyes que rigen la materia se vuelven obsoletas rápidamente

La Ley Electoral de 1918 estuvo vigente hasta 1946 y la de 1946 hasta 1963, en que se reformó, dando cabida a los diputados del partido y prolongó su vigencia hasta 1977, cuando entró en vigor la Ley Federal de Organizaciones y Procesos Electorales, sustituida por el Código electoral de 1986, en vigor para las elecciones de 1988. Este proceso de reformas se agotó. En lo sucesivo podemos esperar que las reformas cuenten con la participación y consenso de los partidos de oposición y de la sociedad civil.

Dos meses después de la toma de posesión de Carlos Salinas de Gortari, se inició una consulta para reformar la Ley Electoral del país. Por primera vez en la historia el PRI no tenía la mayoría necesaria para reformar la Constitución y tuvo que aliarse con la oposición para llevar a cabo la reforma electoral. La reforma constitucional debía llevarse a efecto por consenso entre el PRI y las fuerzas de oposición; el país enfrentaba la posibilidad de terminar con el sistema de partido casi único y el tutelaje del Estado en las elecciones o bien, maquillar al sistema político para seguir permitiendo al PRI el control del poder. El Partido de Acción Nacional- la principal minoría de la Cámara de Diputados-, votó a favor de la reforma electoral por considerar que no se podía avanzar más en el pacto democrático, dejando la organización y calificación de las elecciones en manos del Estado otorgando al PRI una sobre representación en la Cámara de Diputados, sin tocar el problema de partido de Estado y del origen de los recursos del partido oficial.

El gobierno mexicano debió acceder a una reforma electoral (la segunda en el sexenio) presionado por la oposición, la sociedad y los sectores liberales del extranjero, especialmente congresistas estadounidenses que condicionaban la ratificación del Tratado de Libre Comercio (TLC) a partir de el democrático del país. E s en este marco para lo que la Comisión Permanente del Congreso llamó, en Agosto de 1993, a un periodo extraordinario de sesiones del Congreso de la Unión, con la finalidad de discutir la reforma del Cofipe.

En dicho periodo de discutió el problema financiamiento de los partidos políticos, la conveniencia de fijar un tope a los gastos de campaña, el acceso de los partidos a los medio de comunicación y participación de la oposición en el Senado de la República mediante la representación proporcional.

Otro tema de discusión fue la desaparición del Código Electoral en cuanto a la calificación de las elecciones de diputados y senadores pues en el proyecto de reforma del PRI -apoyado por el PAN-, el colegio electoral se conserva para la calificación de la elección presidencial. En lo referente a las elecciones del poder Legislativo se propuso que el Tribunal Federal Electoral las califique.

También, la reforma se dio en torno al Artículo 82 de la Constitución. El PRI, el PAN y el PRD estuvieron de acuerdo en reformar tal articulo para que los mexicanos por nacimiento, hijos de padres extranjeros, pudieran aspirar a la presidencia, mientras el PRI planteaba que la reforma tuviera efectos hasta 1999, el PAN y el PRD deseaba que la reforma entrara en vigor para las elecciones de 1994. En fin, dicha reforma hizo posible la presencia de Fox en la silla presidencial.

Un punto más de discusión radicó en la desaparición de la cláusula de gobernabilidad, la cual otorga al PRI una sobre representación en la Cámara de Diputados.

El PRD y algunos miembros del PAN consideran que el gobierno se niega a hacer una reforma profunda y que, mientras mantenga el dominio y control de los órganos electorales y organice y califique las elecciones, seguirá existiendo el fraude electoral.

imagen1

1. ¿A qué atribuyes la frecuencia con que se reforman las leyes electorales del país?