1.5. PETROLIZACIÓN


Como te habrás dado cuenta, en 1976 se presentó un severo desequilibrio en la economía, con múltiples efectos en el ámbito social. Este desequilibrio económico se manifestó como la suma de problemas estructurales con que funcionaba el Estado desde la década pasada, y que no pudieron ser corregidos por los planteamientos económicos que llevó a cabo el gobierno al inicio de los años setenta.

En 1977 las causas del desequilibrio económico perdieron fuerza, especialmente por las nuevas medidas aplicadas por el gobierno que se iniciaba a fines de 1976. Esas medidas acordadas con el Fondo Monetario Internacional para recibir su ayuda apuntaron principalmente a reducción de déficit público, y a la liberación del comercio exterior del país. Se configuró lo que se conoce como recesión económica, es decir, de estancamiento para ese año. Esta situación pudo durar hasta lograr la reactivación, o hasta que pareciera un elemento extra que permitiera ingresos adicionales para hacer frente a un reimpulso en la economía.

Este elemento extra –el petróleo– funcionó como alternativa de ingresos al sector público para llevar a cabo esa reactivación. Ese potencial, sin embargo, se vio cristalizado hasta 1978, por lo que es a partir de este año que realizamos el análisis en este capítulo, con la finalidad de mostrar el papel que jugaron las expectativas de mayores ingresos de la nueva plataforma petrolera descubierta entre 1978 y 1981. Este potencial cobró cada vez mayor fuerza dentro de las expectativas económicas, de manera que los planes de extracción y exportación se tornaron claves para la política económica adoptada para esos años.

Ahora bien, a este respecto cabe preguntar: ¿qué papel tuvieron los planes de extracción del crudo con los planes económicos del Estado?, y ¿por qué si se descubrieron grandes cantidades de petróleo que permitirían proveer de sumas importantes de ingresos al país hacia 1982, se experimento nuevamente en 1976 una crisis mas profunda?

Deja un comentario