3.1.2 PRODUCTO INTERNO BRUTO


Ojo Cuadro Producto Interno Bruto

Después de crecer el PIB, en 1978 a 1981, a una tasa media real de 8.4% – lo cual supera notablemente la tendencia histórica -, a partir de 1982 se observa un periodo recesivo. Entre las explicaciones de dicha dinámica productiva, destaca el impulso del gasto público y el incremento de la demanda privada, que se sustentaron en el crédito externo, el cual se accedía en condiciones favorables. También el componente de importaciones aumento sensiblemente en virtud de la creciente exportación petrolera y disponibilidad de divisas, la activa contratación de crédito externo, y el alza de los precios de nuestras exportaciones hasta 1980.

Las tendencias se modificaron a mediados de 1981 y se iniciaron ajustes económicos importantes. Para 1982, por primera vez en varias décadas, la actividad económica se redujo en 0.6%: la construcción y el transporte, almacenamiento y comunicaciones sufrieron bajas de 7.1% y 7.5% respectivamente. El contraste, las actividades relacionadas con la electricidad, gas y agua; minería y servicios financieros crecieron a tasas de 9.7, 8.7 y 5%, respectivamente. La industria manufacturera, por su parte, consigno una variación de –2.7 por ciento. De 1984 a 1987 se da un modesto crecimiento, pero de variaciones significativas, en la industria manufacturera y en los servicios financieros.

Por su parte, el volumen de la producción industrial total se mantuvo constante de 1982 a 1987, en tanto el PIB creció, con excepción de 1986, a tasas conservadoras a nivel global, pero con variaciones significativas en actividades especificas, como la industria manufacturera y los servicios financieros. Cabe destacar que donde hubo mayor crecimiento de 1980 a 1990 dentro del PIB, fue en el de servicios que crean riqueza, pero no en la misma proporción que la producción de bienes.

Otra causa de la ausencia de crecimiento económico fue la escasez de recursos externos asociados a movimientos especulativos internos.

Deja un comentario