3.3. POBREZA Y EXTREMA POBREZA


Los efectos de la crisis también se reflejaron marcadamente en la población con graves carencias, por eso se habla de pobreza y extrema pobreza. ¿Sabes que cada día es mayor el índice de mendicidad? ¿A qué se debe este fenómeno?

De acuerdo con la Comisión Económica Para América Latina (CEPAL), en Latinoamérica alrededor de 170 millones de personas vivirán en condiciones de pobreza para el año 2000. De 1970 a 1980, la pobreza decreció de 40 a 35% en esta región, y de 1980 al año 2000 se espera reducirla a 30 por ciento.

Los criterios de la CEPAL para determinar la pobreza o extrema pobreza (indigentes) son: una canasta básica que contenga los requerimientos energéticos y proteicos (medios) por habitante, y el costo de la canasta básica requerida. De ahí que las familias pobres son aquéllas cuyos hábitos de gasto en alimentos y otros productos de consumo no les permiten satisfacer sus necesidades nutricionales mínimas, mientras que las familias indigentes (extrema pobreza) son aquéllas que, aun cuando asignaran la totalidad de sus recursos a la compra de alimentos, no satisfacerían sus necesidades nutricionales mínimas.

En 1970 había en México 17 millones de pobres, incrementándose a 20 millones en 1980, y para el año 2000 se calcula que aumentará a 24 millones de personas. Este índice en datos absolutos, supone, sin embargo, un descenso relativo. Los porcentajes de pobreza descienden de 34% en 1970, a 29% en 1980 y a 21% para el año 2000. En todo caso, el monto sigue siendo muy elevado.

De, acuerdo con el “Informe sobre la magnitud y evolución de la pobreza en México en el periodo 1984- 1992”, presentado por el INEGI y la CEPAL, la población en pobreza extrema pasó de 11 millones de personas en 1984 a 14.9 millones en 1989, pero descendiendo de 1989 a 1992, al pasar de 14.9 millones a 13.6 millones. En éste se advierte que el costo base individual de la canasta básica nutricional hasta el tercer trimestre de 1992 era de 153 000 pesos al mes.

Con base en esta misma línea, en el y informe de gobierno de Carlos Salinas de Gortari, se dice que la pobreza disminuyó en México, pues de 15 millones de pobres que había en 1992, pasó a 13.5 millones en 1993.

De lo anterior se concluye: el costo de la canasta básica nutricional está muy por encima de su valor real, pues ¿qué persona hoy en día puede, con cinco mil cien pesos diarios (de los viejos), obtener los requerimientos energéticos y proteicos necesarios para satisfacer sus necesidades nutricionales mínimas? Por ello el 42.5% de la población en México padece problemas de desnutrición. Podemos seguir reflexionando: ¿se imaginan un hogar de cinco integrantes, cuyo jefe de familia gana el salario mínimo, que en 1992 era de 12 084.02 pesos?

Durante el periodo considerado (1982-1992) los efectos de la crisis (austeridad salarial, inflación, cte.), influyeron en el consumo alimenticio de los mexicanos, y encontramos indicadores que muestran cómo, sobre los trabajadores, recayó la crisis económica y deterioró sus niveles de consumo y de vida; por ejemplo, se redujo en 43% la adquisición de ropa y calzado, en 41% la de muebles y enseres domésticos, 40% el gasto en salud y 39% el destinado a los alimentos.

Estas tendencias también se reflejan en el consumo de verduras y frutas, que entre agosto de 1986 y el mismo mes de 1988, disminuyó del 30 al 57%, respectivamente. Mientras que en básicos como el frijol y la tortilla los descensos fueron del orden del 14 y 13%, que si bien no niegan las tendencias dominantes, su intensidad es mucho menor, debido a la acción reguladora instrumentada por el Estado a través de la Conasupo.

Cuadro.3. América Latina: pobreza total.

Años 1970 1980 2000
Número de personas (millones)
Argentina 1.9 2.2 2.3
Brasil 46.7 52.6 65.6
Colombia 9.4 11.1 15.6
Costa Rica 0.4 0.5 0.7
Chile 1.6 1.8 2.1
Honduras 1.7 2.4 4.5
México 17.4 20.2 24.3
Panamá 0.6 0.7 0.9
Perú 6.7 8.6 14.7
Venezuela 2.8 3.7 6.3
Total América Latina 102 130 170
Porcentaje de la Población
Argentina 8 8 7
Brasil 49 43 35
Colombia 45 43 41
Costa Rica 24 22 19
Chile 17 16 14
Honduras 65 64 64
México 34 29 21
Panamá 39 37 32
Perú 50 49 48
Venezuela 25 24 43
Total América Latina 40 35 30

Fuente: CEPAL, ONU, Santiago de Chile, 1985.

Es muy relativo que, para medir la Pobreza, únicamente se tome el criterio nutricional y no se incluya el cálculo de otras necesidades básicas materiales como vivienda, salud, vestido y calzado. Por ello, al definir la pobreza deberíamos contemplar no sólo la insatisfacción de ciertas necesidades básicas materiales, si no también otras de igual importancia, aunque no materiales, como la calidad del ambiente, la libertad, la realización personal, los derechos humanos, etcétera.

imagen1

1. Investiga el crecimiento de la población y la distribución del ingreso nacional entre los agentes económicos para determinar si el ingreso de los trabajadores se Incremento o

Deja un comentario