2.2.3 Otros filósofos mexicanos


Filósofos criollos en la Nueva España. Podríamos hablar de otros filósofos como Bartolomé Ledesma (1525-1604), Pedro Ortigosa (1542-1626) y Antonio Arias (15651603) nacidos en España, pero queremos mencionar especialmente a los primeros filósofos nacidos en México que son: el padre Alfonso Guerrero, perteneciente a la compañía de Jesús, nacido en la ciudad de México en 1574; durante 28 años fue maestro de Filosofía, Teología y Sagradas Escrituras en el Colegio de San Pablo de esta ciudad. Murió en marzo de 1639. Agustín Sierra nació en 1653 en la ciudad de México; jesuita que enseñó Filosofía en Puebla, sólo se encuentran de él algunos manuscritos en la Biblioteca Nacional de México. El también jesuita Francisco Javier Lazcano, originario de Puebla, nació el 22 de octubre de 1702. Tuvo gran influencia en los alumnos de la Universidad de México Durante 26 años impartió la clase “Suárez”, requisito indispensable para aquellos que tenían que pasar la Metafísica. El padre Lazcano muere en la ciudad de México el 13 de marzo de 1762.

Un científico mexicano en el siglo XVII. Fray Diego Rodríguez nació en Atitalaquia, en el actual estado de Hidalgo, en el año de 1596. Es enviado a la capital del virreinato a estudiar Gramática. Antes de cursar estudios mayores de Filosofía ingresó en la orden de la Merced.

La orden mercedaria había logrado establecerse desde 1594. Lo tardío del establecimiento de la religión mercedaria propició que se estimulase la labor intelectual de sus miembros, lo que no quiere decir que se descuidase la labor misionera. Pero es un hecho que, por lo que al siglo XVII se refiere, el convento de la Merced fue un núcleo activo de estudios científicos no siempre ortodoxos del todo.57

Las actividades de fray Diego Rodríguez dentro y fuera del claustro universitario fueron diversas. Se tiene conocimiento de que por ser un excelente matemático, fue nombrado contador de la Real y Pontificia Universidad de México, cargo que desempañó durante varios años. “También participó en los problemas que originaba la construcción del desagüe de la ciudad de México, ya que formaba parte de la comisión que en el año de 1637 estudió el informe que sobre el mismo envió a la Universidad el marqués de

56 9Beuchot, Mauricio y Walter Redmond: La lógica mexicana en el Siglo de oro. UNAM, México, 1985, P.244. 57 Trabulse, Elias:Op.cit; P. 28

Cadereyta.” 58 El papel de nuestro científico mercedario fue relevante, ya que calculó los volúmenes de tierra que había que extraer en dicha obra y propuso, además, diversas soluciones para agilizar dichos trabajos.

Para el año de 1654 se concluyó el primer cuerpo de la torre oriental de la catedral metropolitana. Fue necesario bajar las pesadísimas campanas que permanecían en la vieja torre de dicho templo y subirlas a la nueva. El virrey convocó a diversos peritos en actividades de ingeniería. Se presentaron cinco proyectos. “Salió premiado el estudio del mercedario, quien se puso a la tarea de construir los aparatos de madera necesarios para la maniobra. Por fin, el 24 de marzo de 1654 se iniciaron las obras de ascenso y descenso.” 59

De sus obras, seis manuscritas y una impresa han llegado hasta nuestros días. Algunos títulos de su obra manuscrita nos dan una imagen de sus preocupaciones fundamentales: “Tractatus Proemialium Matemáticas y de Geometría“, “De los logaritmos y Aritmética,” “Tratado de las ecuaciones“, “Fábrica y uso de la tabla algebraica discursiva “, “Tratado del modo de fabricar reloxes horizontales, verticales, orientes etc.”, “Con declinación, inclinación, o sin ella: Senos rectos, tangentes etc., para por vía de números fabricarlos con facilidad “.

En sus estudios el padre Rodríguez se ocupó de las Matemáticas y de la Astronomía. Las primeras las divide en: Matemáticas impuras, que consisten en Gnomónica, Mecánica, Arquitectura, artes bélicas, Astronomía, fabricación de astrolabios, Astrología, Meteorología, Magnetismo, Hidrostática, Calendarios, y en Matemáticas puras, en las que desarrolló, entre otras cosas, lo siguiente: Geometría, traducción y comentarios a Euclides, resolución de triángulos, cálculos de áreas en función de los lados; círculo, elipse, etc., Aritmética, numeración, las cuatro operaciones con enteros y quebrados, progresiones aritméticas, raíces cuadradas y cúbicas de cuadrados, etc., Álgebra, ecuaciones cuadráticas, cúbicas y de cuarto grado, logaritmos, Trigonometría, funciones, ecuaciones trigonométricas, tabla de logaritmos.

Su empirismo y recurrencia a la Matemática en sus estudios de Astronomía es una de las principales características que nos revelan a fray Diego como un hombre de ciencia moderno por su apego a la metodología propia de la ciencia del siglo XVII. Asimismo, elaboró una multitud de tablas astronómicas, además que él mismo construyó sus aparatos científicos. En su obra escrita se encuentran referencias a los clásicos como: Euclides y Ptolomeo; a autores como Jerónimo Cárdeno, Tartaglia, Copérnico, Kepler, Tycho Brahe, William Gilbert, entre otros.

Fray Diego concebía una diferenciación entre Astronomía y Astrología. La primera entendida como el arte de la predicción, en que sus métodos son matemáticos y por ende, de rigurosa comprobación: ésta busca las elevaciones, diferencias y distancias de los astros, estudiando su comportamiento para deducir después los teoremas astronómicos:

Estos ‘teoremas’ no son otros que los que rigen las armonías musicales del movimiento de los planetas, según ya habían sido establecidos por Kepler, primeramente en su

58 Ibídem. .P. 32 59 Ibídem. P. 33

Mysterium Cosmographicum, obra en que relacionó los cinco sólidos perfectos de Euclides. También llamados ‘cuerpos platónicos’, a saber, cubo, tetraedro, octaedro, dodecaedro e icosaedro, con los radios de las esferas de los planetas; y posteriormente, en su Harmonices Mundi atribuyó al movimiento de estos últimos en comportamiento musical concertado, en el cual cada planeta, como en la polifonía, sigue su propia partitura.60

Finalmente, su pensamiento lo llevó a admitir la tesis Kepleriana geométricoastronómico-musical. “La naturaleza toda, macrocosmos y microcosmos, era una obra de arte que se podía interpretar matemáticamente. Al comentar las epístolas de Kepler, este mercedario mexicano adoptó el credo heliocentrista y hermético de su mentor que sin duda ya rayaba en la heterodoxia religiosa”.61 Este notable científico mexicano y ejemplo de generaciones venideras murió el 9 de marzo de 1665.

imagen1

Instrucciones. Contesta brevemente las siguientes preguntas.

  1. Proporciona los nombres de seis filósofos mexicanos del siglo XVI y XVII.
  2. Proporciona el nombre del humanista cristiano considerado como el primer filósofo de América, que fue amigo de Vasco de Quiroga, fue discípulo de Francisco De Vitoria, que cultivó la llamada filosofía peripatética, y que en 1554 imprimió el primer tratado de Dialéctica, y en 1557 imprimió el primer tratado de Física.
  3. ¿En qué Universidad de la Nueva España estudió Tomás de Mercado?
  4. Proporciona el nombre del filósofo novohispano cuya primera obra se dice que fue: “Los comentarios a toda la Lógica de Aristóteles –llamados en algunas ediciones la lógica mexicana -“ Y de los cuales también se ha llegado a decir que “probablemente ha tenido más influjo en Europa que cualquier libro de Filosofía escrito en América Latina.”

60 Ibídem. P. 73 61 Ibídem, p. 38

imagen2

Contrariamente a lo que se cree, existe una riquísima actividad intelectual en la Nueva España del siglo XVII. La importancia de que tengas mayor conocimiento sobre la existencia y obra de los pensadores que dieron vida a nuestras primeras instituciones de educación superior, te permitirá reflexionar y cuestionar sobre aquellas posiciones que piensan que sólo en Europa o en Estados Unidos hay Filosofía y ciencia y que han dudado sobre la posibilidad y la capacidad del surgimiento de éstas en nuestro país. Esto, creemos, te permitirá tomar una posición crítica frente a los problemas filosóficos y sus implicaciones culturales, económicas, políticas y sociales, propias del continente americano, mismos que irás conociendo en otros fascículos de esta asignatura. Alonso de la Veracruz, Tomás de Mercado, Antonio Rubio, Bartolomé Ledesma, Pedro Ortigosa, y Diego Rodríguez son algunos de los estudiosos que cultivaron la ciencia y la filosofía dentro del ambiente cultural novohispano que predominantemente estaba influido de Física y Lógica aristotélica. La vida y obra de estos pensadores se encuentra determinada por la importante influencia de la Iglesia, pues prácticamente, al menos cuatro de ellos, fueron miembros importantes de la misma. Asimismo cabe destacar que de los mencionados sólo el cuarto y el quinto son nacidos en Nueva España. Es decir que su vida y obra se encuentra significativamente influida por la problemática históricosocio-cultural de su tiempo: el problema eclesiástico-religioso, el problema sociopolítico de los españoles nacidos en España o en Nueva España. Y sobre todo en el aspecto cultural, el problema de tener que estudiar, saber y conocer de la filosofía y el paradigma de la modernidad europea en el ambiente cultural medievalesco de la Nueva España que en gran medida reprodujo, particularmente, el caduco paradigma medieval durante aproximadamente otros tres siglos más allá del espíritu renacentista y modernista europeo, del cual nos hemos ocupado en el capítulo uno.

Deja un comentario