Filosofía 1

Filosofía 1 – Quinto Semestre

AUTOEVALUACIÓN


Cada vez que un grupo hegemónico pretende lograr el consenso de los otros respecto de su cultura, elabora un discurso que exprese el universo simbólico dentro del cual tiene lugar un acontecimiento que se gesta la justificación de lo que se hace en atención a una concepción del mundo. Cuando esta concepción del mundo es la que representa los intereses de un grupo en el poder y se ha impuesto sobre otras como la única, pálida y existente, articula aportaciones que distintos aspectos de la cultura, en sus respectivos niveles, ofrecen para dar sentido y legalidad a lo que para ese grupo hegemónico es importante.

En el caso del concurso de belleza “mis universo” no sólo se ha impuesto la idea del grupo dominante respecto de la belleza femenina, además, se ha logrado la aceptación del evento y el consenso de los países participantes que practican culturas diferentes a la estadounidense y que, con su aceptación, confirman la concepción de ésa cultura y se someten a sus criterios para valorar a las mujeres de cada cultura desde el “patrón” de belleza. Lo que tiene implicaciones de orden político, explicó, económico y social que pone en juego la validez de la relatividad cultural.

El concurso ha sido el mecanismo a través del cual la cultura estadounidense se ha erigido como juez para determinar la belleza -la humanidad- de otros pueblos, se postula como prototipo de ser humano y su cultura producto de “verdaderos seres humanos”.

Las características raciales son el fundamento de la diferencia entre los hombres y, consecuentemente, de la superioridad de unos respecto de otros; misma que se transfiere a las culturas.

Lo humano será aquello que coincida con lo institucionalizado y legitimado por la cultura estadounidense.

Por oponerse como prototipo de belleza y, en consecuencia de cultura, equivale a desvanecer las diferencias culturales en la medida que hace “ajustan” a la cultura dominante.

Se otorga valor a las otras culturas en la medida que se articulan se alínean a la dominante.

Si el reconocimiento se logra a partir de la incorporación de una cultura a otra, que se afirma como la cultura o totalidad, el tipo de relaciones intersubjetivas se toman en mediaciones para la cosecuación de un programa de autoproducción y autorrealización históricas de la cultura hegemónica.

Si el certamen ”mis universo” con tribus la confirmación del absoluto es un recurso del que se vale la cultura estadounidense para justificar y mantener su dominio fundado en su supuesta superioridad con presuntas bases genéticas sustentadas científicamente.

Tomar conciencia de las implicaciones ético-políticas del certamen es el inicio de un proceso de sublevación para afirmarse en la alteridad.

ACTIVIDADES DE CONSOLIDACIÓN


1. Elabora un breve ensayo en el que exponga un argumento válido y correcto que descalifique el concurso de belleza ” Mis Universo”, explicitando de qué manera la Filosofía, la ciencia, el arte, la política y las religión se han articulado para conformar el universo simbólico desde el cual se ha justificado el certamen.

3.1 RELACIONES ENTRE LA FILOSOFÍA Y LA POLÍTICA Y SU CARÁCTER HISTÓRICO-CULTURAL.


Cuando hablamos de la Filosofía y su relación con la ideología señalamos que aquella cuarta estrecha relación con todos y cada uno de los elementos que integran un universo simbólico, pero esto no quiere decir que solamente la Filosofía tenga que ver con la política, la ciencia, el arte y la religión; puesto que cada uno de estos aspectos culturales se vincula su quehacer con las demás, ya sea por qué se impliquen o condiciones. Sin embargo, trataremos de explicitar como se relaciona la Filosofía con cada uno de los diferentes aspectos culturales para comprender las diversas y simultáneas relaciones que se dan al interior del universo simbólico entendido como unidad integradora, y la función que en cada caso la Filosofía está imposibilitado de desarrollar.

Retomando lo que expusimos en el apartado anterior, reiteramos que la Filosofía no sólo teoriza acerca de las contradicciones, las injusticias legitimadas o la hegemonía de cierta concepción del mundo respecto de otra, en tanto que concepción del mundo, se inserta en un sistema de normas de comportamiento y de conducta objetivada en la praxis de los sujetos. Y en las relaciones intersubjetivas en las que se practica la política (relación con el Prójimo) y se explica una Política (o programa y estrategia postulados por un grupo hegemónico para su autoproducción y autorrealización históricas) la filosofía debe elegir qué papel arde realizar, tendrá que decidir la manera, partidos de sus aportaciones se “dirijan” o reintegren las relaciones intersubjetivas y el sentido que adquiera el proyecto cultural para los sujetos involucrados. La filosofía se relaciona con la Política en atención al papel que desempeña al interior de una cultura en un momento histórico específico, no ha cumplido la misma tarea en todas las culturas ni en todas las épocas, pero si era tenido siempre las mismas alternativas: legitimadas el orden o propiciar su ruptura.

En el caso de la política no tienen más opciones que éstas: contribuir al desconocimiento del otro (culturalmente distinto) fomentando relaciones intersubjetivas donde uno se afirma como sujeto (integrante de una cultura), que se identifica con el proyecto el despliegue de su cultura mira a las otras como cosas que les son útiles para lograr ese proyecto, las desconoce como sujetos porque se niega a aceptar la diversidad cultural como prueba rehaciente de la relatividad culturales, de la relatividad de su cultura, y las excluye -desde su universo simbólico-ubicándolos en el plano de lo que no es, que lo que no tiene sentido ni razón que justifique su existencia. Relacionarse esta manera con el otro siempre obedece a una concepción del mundo en la que lo distinto a lo institucionalizado y legitimado en una cultura queda fuera del mundo, al margen de lo que sí es, que lo que sí tiene sentido y razón que justifique su existencia. Por eso a de llamársele marginado, exterioridad que no tiene cabida ni lugar en el orden establecido en tanto no se incorpore funcionalmente por su relación con los sujetos. La Filosofía desempeñaría entonces un papel legitimador, fundamentarían teóricamente al sistema.

La otra posibilidad que tiene la Filosofía en su relación con la política está representada por el compromiso que asume con su tarea a desempeñar al interior de una cultura, proporcionando elementos que sean reales instrumentos teóricos y morales que orienta las acciones de los hombres, particularmente en día aquellas que son reprimidas o desconocidas por el sistema imperante. Cuando provoca la irrapción del otro -desde su exterioridad en el orden institucional para cuestionarlo, relaativizarlo, y afirmar su ser desde un orden distinto que exige ser reconocido como un modo de ser diferentes pero igualmente válido cuando a partir de la Filosofía el proceso político (o proceso de relaciones intersubjetivas culturalmente significativa) es un proceso de liberación de los grupos oprimidos (al interior del sistema) y periférica (que se expresan desde culturas distintas y constituyen un ámbito que está fuera del orden establecido) es entonces que su relación con la política es una utopía o proyecto de ser futuro. Proyecto que representa la liberación de lo que en un orden natural está excluido y, por esa razón, no es pero está en posibilidad de ser, afirmarse como lo otro distinto, válido y existente.

Para realizar el proyecto de liberación (la utopía) la Filosofía ha de cumplir una tarea subversiva; puesto que no tiene posibilidad de realización desde el universo simbólico lo que a partir de ella se anticipa como futuro de la alteridad cultural, como la vida misma en un nuevo orden, en un nuevo modo de producción y de Estado donde haya lugar y justicia para que todas en que las relaciones intersubjetivas estén mediadas por la violencia racionalizada.

imagen1

En cada contexto histórico cultural la Filosofía establece relación con la política y con los otros aspectos que integran un universo simbólico, asimismo la política se relaciona con otros aspectos culturales.

Dependiendo del proyecto cultural, identificado por el grupo hegemónico como el interés común, se dan las relaciones intersubjetivas y cobran sentido: es decir, se practica la política.

Las relaciones con el prójimo tienden a ser “dirigidas” por la Política, en tanto que programa y estrategias que postula un grupo hegemónico para la realización del proyecto cultural.

La Filosofía se encargará de fundamentar teóricamente el orden imperante legitimando la Política establecida, o provocará la ruptura del sistema apartando instrumentos que arme teórica y moralmente a los oprimidos y excluidos del sistema para realizar el proyecto de liberación. La utopía anticipa como futuro la alteridad cultural que se funda en el quehacer subversivo de la Filosofía.

imagen2

1. A continuación te proponemos varios tópicos a partir de las cuales analices (identificando el proyecto y estableciendo relaciones entre la Filosofía y la Política para realizarlo) y compartas tu interpretación respecto de los acontecimientos referidos:

-Embargo atunero aplicado por los Estados Unidos de Norteamérica a México

-Bloqueo militar de los E.U.A. en la lucha Boznia

-Negativa de los E.U.A ante las demandas de la “Cumbre por la tierra”

Es necesario que tu análisis esté debidamente documentado para que tengas elementos suficientes que te permitan valorar el papel que ha desempeñado la Filosofía y el tipo de relación que guarda con la Política. Consulta a tu profesor sobre la bibliografía y hemerografía más actualizada y pertinente.

CAPÍTULO 3. FILOSOFÍA Y POLÍTICA


Como señalamos anteriormente todas y cada uno de los elementos que integran una cultura están en estrecha relación, conforman una unidad en la que actos individuales y colectivos, acontecimientos y objetos, cobrar sentido, adquieren un valor, se les atribuye significado y función. Pero ¿dónde se manifiesta una cultura? ¿qué significa? ¿Qué determina su valor?

Para responder estas preguntas inevitablemente incurrimos en el ámbito de las relaciones intersubjetivas, en la historia del desarrollo de las relaciones sociales, en el ámbito donde se elabora una concepción del mundo y se gestan las transformaciones de un determinado bloque histórico. Ya que es en las relaciones intersubjetivas (o proximidades) que se origina y manifiesta la cultura.

Sin embargo, estas relaciones intersubjetivas mediadas culturalmente se dan siempre dentro de una totalidad estructurada institucionalmente como una formación social histórica (o sistema económico-político) y bajo el poder de un Estado. Desde siempre la vida política es sistemática; es decir, la formación social se institucionaliza como sistema político estructurado por ” partes” que cumplen funciones y comparten responsabilidades esos diversos modos de producir para realizar un proyecto. Las relaciones entre los hombres quedan circunscritas a un momento histórico determinado, a un territorio compartido por esos que se relacionan poniendo de manifiesto una cultura y encarnando un universo simbólico, pero también concretan las contradicciones del orden institucional.

En este sentido la política se refiere a las diversas formas como el interior de una cultura se relaciona el hombre con el prójimo en función de una proyección de esta cultura hacia el futuro: es decir, el sentido que tiene la relación con el prójimo para preservar o desplegar su cultura. Momento en el que se vuelve necesaria la eficiencia cotidiana, al cumplir cada cual con su tarea orgánicamente ligada a otras, para conformar un todo orgánico funcional que tenga posibilidades de trascender geográfica o temporalmente. Aunque también el ámbito de las relaciones intersubjetivas alberga la posibilidad de romper con el orden institucional cuando la relación con el próximo es una evidencia de las contradicciones existentes al interior de la cultura, de las injusticias legitimadas en un universo simbólico, tal vez del desconocimiento del otro como iguales, de su cosificación y del proyecto en razón del cual todo eso tiene sentido y lugar. La política incluye toda acción humana social práctica en la producción.

Razón por la que se ha vuelto indispensable hablar de política en tanto que ciencia del Estado, aquella que implica el complejo de actividades prácticas y teóricas con las cuales la clase dirigente (en el ámbito nacional), una nación (en el ámbito internacional), los varones (en el ámbito de la erótica), los especialistas educativos (en el ámbito de la pedagógica), una raza (en el ámbito de la etnia), no sólo justifican y mantienen su dominio, sino también logran tener el consenso activo de los otros. Para lograr este propósito la política se encargará de la organización concreta de los diversos grupos sociales.

Así que la política refiere a las relaciones establecen los hombres al interior de una cultura, relaciones que tienen lugar en una formación social y están condicionadas por el proyecto cultural, es decir, por las necesidades del segundo orden que expresan el rumbo que el proceso de reproducción, transmisión y legitimación de una cultura ha de seguir en atención a los intereses del grupo que la comparte, intereses identificados injustificados en un universo simbólico. De acuerdo con el proyecto cultural de relaciones intersubjetivas cobran sentido, posibilitan el reconocimiento del otro o propician su cosificación, su negación o alineación. De esta manera, en atención al proyecto cultural, la relación del sujeto con su prójimo contribuye a la preservación de una cultura y aceptación respetuosa, responsable, ética, de lo distinto – culturalmente hablado -o funcionan para desplegar la cultura propia por sobre otras con la pretensión de erigirse como un absoluto que se expande geopolíticamente (invadiendo territorialmente para imponerse en la forma de vida, en la concepción de otras) y va forjando su ” eternidad” temporal mediante instituciones (escuelas, iglesias, partidos que garanticen su palidez más allá de su contexto histórico).

La Política, en tanto que viencia del Estado, es el recurso del que se vale un grupo hegemónico para justificar y mantener su dominio; es una concepción del mundo intrínsecamente Ideológica porque orienta las acciones de los hombres con el propósito de lograr su consentimiento voluntario (por ejemplo en el ejercicio del deber ciudadano: el voto) para ser dirigidos en aras de un proyecto “común”, comprometiéndose y responsabilizándose cada integrante de la comunidad con lo que, desde un universo simbólico, es la razón última de su cultura. En este sentido la Política no es otra cosa que el programa y estrategias que una clase, una nación, un género, una generación o una cultura, postula en el proceso de su autoproducción y autorrealización históricas.

imagen1

La política es la práctica de relaciones intersubjetivas, más precisamente, el sentido que cobran las relaciones intersubjetivas desde un universo simbólico.

Dichas relaciones están orientadas ideológicamente hacia la consecusión del proyecto de ser una cultura, es decir por las aspiraciones y/o pretensiones que se hayan identificado como las de la comunidad

Dependiendo del proyecto cultural en estas relaciones se posibilitan el reconocimiento del otro (lo culturalmente distinto) o se promueven su alineación.

La política, en tanto que ciencia del Estado, es el programa y estrategias que el grupo en el poder postula en el proceso de su autoproducción y autorrealización históricas.

imagen2

  1. Lectura comentada: a partir de la lectura de algún capítulo del libro El espejo enterrado -Carlos Fuentes-; Vecinos Distantes -Alan Riding-; cualquier artículo de la revista tiempo (que aborda temas de política exterior) identifica el tiempo de relaciones intersubjetivas que se han establecido en el contexto histórico-cultural referido en el material de lectura, señala tres aspectos relevantes que te permitan caracterizarla de acuerdo con las categorías expuestas en este apartado, puntualiza cómo se dan estas relaciones y qué elementos sirven de mediación.
  2. Identifica el proyecto cultural en función del cual se establecen las relaciones entre subjetivas puntualizando los puntos fundamentales del programa y estrategias que se postula para la autoproducción y autorrealización históricas de la cultura en cuestión. Socialista tu interpretación.