1.2.2 DISPONIBILIDAD DE LA FUERZA PRODUCTIVA


La población total de una entidad determina sus disponibilidades de fuerza de trabajo, aunque no todas las personas están en condiciones para el trabajo, ni todas podrán ser incluidas como mano de obra disponible.

En relación con la fuerza de trabajo disponible se debe descartar la población muy joven

o de edad avanzada. Se podría considerar entonces como población activa a las personas que están capacitadas físicamente para integrar la fuerza de trabajo. Esta última tampoco está integrada por todas las personas en edad activa, puesto que muchas forman parte de la fuerza de trabajo y otras no lo hacen.

Para determinar el total de recursos de trabajo de que dispone una economía se considera a la población ocupada, las desocupadas abiertas, la parte de la población desocupada que corresponde a las personas inactivas y la proporción de la población inactiva que se considere fuerza de trabajo potencial; es decir, la disponibilidad de recursos de trabajo puede definirse como “la cantidad potencial de personas disponibles en un momento determinado para la producción de los bienes y servicios requeridos por la sociedad”, que pueden interpretarse en la expresión siguiente:

Disponibilidad de la fuerza de trabajo

Población ocupada

Población desocupada abierta

Población desocupada en áreas inactivas

Fuerza de trabajo potencial

Según datos del Censo de Población en México (1990), se indicó que la población total del país era de 81 249 645 personas; 24 063 283 eran parte de la población económicamente activa (PEA) la cual se encontraba distribuida de la siguiente manera:

-5 300 114 (22.6%) ocupados en el sector primario.

-6 603 224 (27.9%) ocupados en el sector secundario.

-10 796 253 (41.1%) ocupados en el sector terciario.

– 803 872 (3.4%) ocupados en actividades no especificadas.

Deja un comentario