1.4.1 EXTENSIÓN DEL AUTOMATISMO


Marx dice en El Capital: “Todo sistema de maquinaria constituye de por sí, siempre y cuando que esté impulsado por un motor que no reciba la fuerza de otra fuente motriz, un gran autómata. Tan pronto como la máquina pueda ejercer sin ayuda del hombre todos los movimientos necesarios para la materia prima, aunque el hombre la vigile e intervenga de vez en cuando, tenemos un sistema automático de maquinaria”.

El maquinismo consiste en el reemplazo de las manos u otros miembros del cuerpo humano del trabajador, quien las opera con un dispositivo mecánico. La automatización es algo más que esto: da lugar a un sistema productivo complejo capaz de evolucionar en función de ciertos parámetros, toma decisiones y ejecuta consignas y órdenes transmitidas desde el exterior. Dentro del proceso general de automatización, la etapa actual, caracterizada por la información, significa un cambio cualitativo importante, ya que la información que se percibe a través de sensores puede ser procesada en el curso mismo de las operaciones, reemplazando las funciones conscientes del trabajador, permitiendo seguir, controlar y corregir sus movimientos, trayectorias de complejidad en el cerebro incorporado a la máquina, capaz de controlar sus propias operaciones y modificaciones.

La aplicación de la informática a las tareas productivas y al trabajo terciario se basa en dos elementos: el programa de la maquinaria software que define las reglas de su funcionamiento, y el conjunto de dispositivos mecánicos y electrónicos, hardware, que ejecuta las operaciones determinadas por el programa. De esta manera se define la división social y técnica del trabajo inscrita en la misma máquina.

Deja un comentario