1.1.3 MOTIVACIÓN


Podríamos definir la motivación en función de algún comportamiento externo. Las personas que están “motivadas” se esfuerzan más para desempeñarse que aquellas que no están motivadas, sin embargo esta definición es relativa, y nos dice poco. Lo cierto es que la motivación es la voluntad de hacer algo, y está condicionada por la habilidad necesaria para realizar la actividad y satisfacer alguna necesidad del individuo. Una necesidad en este sentido es una deficiencia fisiológica o psicológica, que hace que ciertos resultados parezcan atractivos. La motivación se puede manifestar a través de una conducta inducida, la cual puede ser:

  1. Cíclica. Primero se despierta un motivo, un impulso, fuerza o estado de tensión del organismo, que le estimula a actuar hacia objetivos íntimamente relacionados con la satisfacción de sus necesidades. Los motivos pueden ser fisiológicos como el hambre o la sed, psicosociales como la soledad o el deseo de adquirir un bien material. En segundo lugar, se presenta una serie de actos durante los cuales el organismo busca un medio para satisfacer la necesidad y reducir el motivo. Finalmente, se llega a algún objetivo y termina la tensión.
  2. Selectiva. Un motivo opera al hacer selectiva la conducta y la experiencia en el organismo; una persona que no ha tomado agua, pero sí alimento, durante un intervalo, ejercerá un esfuerzo mayor para obtener agua, en lugar de alimento o cualquier otro objetivo no relacionado con el motivo despertado.
  3. Activa y persistente. El organismo motivado no abandona su empresa fácilmente. En general, mientras más fuerte sea el motivo, mayor será la actividad y la persistencia del organismo hacia los fines relacionados con aquél.
  4. Homeostática. Siendo un proceso que mantiene el equilibrio del organismo, produce una actividad compensadora para neutralizar o reparar las influencias perturbadoras y, por lo tanto, aliviar dicha tensión. Cuando reaparece la necesidad, surge nuevamente un motivo y se reinicia el ciclo.

a) Influencias del medio

La conducta y personalidad del ser humano son resultado de innumerables factores. Se trata de un ser social expuesto a la interacción con su medio ambiente, familiar, político, religioso y cultural, todos ellos contribuyen a formar sus rasgos particulares.

Además de existir una base material que contribuye al desarrollo económico de cada sociedad en un período histórico determinado, se encuentra una superestructura conformada por el mundo de las ideas políticas, religiosas y todo tipo de ideologías que dan forma y contenido a la conciencia social de los hombres y mujeres.

De esta manera se concluye que el ser humano no está aislado, ya que para sobrevivir, se desarrolla como ser social a través del contacto, en primera instancia, con su núcleo familiar, y en forma casi simultánea, con la escuela, los medios masivos de comunicación, las instancias de gobierno, las instituciones religiosas, la sociedad civil, las artes, la cultura, etc.

Aún el hombre más aislado en una isla remota requiere para sobrevivir de ese contacto con el mundo de las ideas, mismas que le permitirán adaptarse y transformar el medio que le rodea.

b) Herencia

La herencia es la transformación de las características físicas o la estructura genética de los padres a los hijos por medio de los genes.

Además del medio ambiente, la herencia, la maduración y el aprendizaje influyen determinantemente en el comportamiento del hombre, ya que favorecen ciertas conductas y limitan otras.

Estamos seguros que has observado tu parecido con alguno de tus padres o abuelos: en los ojos, la boca, la forma de caminar, lo enojón o simpático, etc. Plática con ellos y pregúntales a quién te pareces más y en qué, y observa a quién se parecen tus hermanos o familiares.

imagen1

En la tabla que te presentamos a continuación, completa la información que se te pide.

¿Cómo influyen en tu conducta? ¿En qué aspectos?
Factores
Familia
Religión
Escuela
Amigos
Medios de Comunicación: TV, radio, revistas, cine,
periódicos.
Tipos de Gobierno en el poder.

c) Maduración

Maduración se refiere a la optimización del funcionamiento de determinadas estructuras

o procesos de crecimiento físico, que de manera importante influyen para dar a un desarrollo de conducta ordenada o sujeta a un tipo conocido de patrón conductual.

Si la maduración implica una interrelación en el desarrollo físico y social, puedes explicarte ¿por qué los niños recién nacidos no pueden hablar, gatear, sentarse, caminar y controlar su orina, etc.?

A continuación observa el diagrama donde se representan las tendencias generales del desarrollo de la conducta debido a su madurez, desde la concepción hasta los cinco años.

imagen2

Como pudiste observar, la maduración trae consigo la presencia de algunas conductas en determinadas etapas de nuestra vida; este comportamiento no está directamente relacionado con algún otro proceso como el aprendizaje o la socialización.

En el diagrama observamos que el desarrollo de la conducta comprende etapas ordenadas y éstas se presentan en un orden definido en casi todos los niños. A pesar de que algunos infantes pueden brincar etapas específicas, es raro observar cualquiera de estas etapas invertidas, y esto sugiere fuertemente que esas conductas son, en parte, dependientes del crecimiento físico del niño.

d) Aprendizaje

Aprendizaje es un proceso por el cual la información proveniente del medio es asimilada, organizada y jerarquizada por los individuos con el propósito de usarla y facilitar el procesamiento de materiales significativos o en la solución de problemas, o bien en la ejecución y desarrollo de conductas específicas.

El aprendizaje como generación de cambios está vinculado con las pautas de conducta de otros cambios con mayor duración, por ejemplo, la maduración; esto es producto de los vínculos entre varios factores, incluido el ambiente. Esta vinculación llama la atención, por una parte, debido al hecho de que el aprendizaje es diferenciado según el desarrollo de cada sujeto y, por la otra, al hecho de que al hablar de aprendizaje se presupone el desarrollo de la inteligencia del sujeto.

Asentado esto, podemos señalar que el aprendizaje se da como un producto de la interacción de un sujeto con el medio y con objetos de conocimiento nuevos; éstos no se reducen a lo material, sino que incluyen propiedades físicas, sociales y culturales.

Deja un comentario